+
Interesante

Una introducción a la inteligencia y la emoción del perro

Una introducción a la inteligencia y la emoción del perro

Los alimentamos, les dejamos dormir en nuestras camas, jugamos con ellos, incluso les hablamos. Y, por supuesto, los amamos. Cualquier dueño de perro le dirá que su mascota tiene una capacidad notable para comprender el mundo que lo rodea. Y tienen razón. Los científicos han descubierto grandes formas de descubrir exactamente de lo que es capaz el mejor amigo humano.

La ciencia de la cognición animal

En los últimos años, uno de los mayores avances en nuestra comprensión humana de la cognición de los perros ha sido el uso de máquinas de resonancia magnética para escanear cerebros de perros. MRI significa resonancia magnética, El proceso de tomar una imagen continua de qué partes del cerebro se iluminan a través de qué estímulos externos.

Los perros, como cualquier padre perrito sabe, son altamente entrenables. Esta naturaleza entrenable hace que los perros sean excelentes candidatos para máquinas de resonancia magnética, a diferencia de los animales salvajes no domesticados como las aves o los osos.

Ragen McGowan, científico de Nestlé Purina especializado en cognición canina, aprovecha al máximo cierto tipo de máquina de resonancia magnética, la fMRI (que significa MRI funcional), para estudiar estos animales. Estas máquinas detectan cambios en el flujo sanguíneo y lo utilizan para medir la actividad cerebral.

A través de la investigación en curso, McGowan ha descubierto mucho sobre la cognición y los sentimientos de los animales. En un estudio realizado en 2015, McGowan descubrió que la presencia de un humano conduce a un aumento del flujo sanguíneo a los ojos, orejas y patas de un perro, lo que significa que el perro está emocionado.

McGowan también estudió lo que les sucede a los perros cuando son acariciados. Sabemos desde hace algún tiempo que para los humanos, acariciar a un animal querido puede conducir a menores tasas de estrés y ansiedad. Bueno, resulta que lo mismo es cierto para los perros. Cuando los humanos acarician a los perros de refugio durante 15 minutos o más, la frecuencia cardíaca del perro disminuye y, en general, se vuelve menos ansiosa.

Otro estudio reciente sobre la cognición del perro descubrió que nuestros queridos animales de compañía pueden notar la diferencia en nuestras expresiones emocionales. En otro estudio realizado con la máquina fMRI, los científicos descubrieron que los perros no solo pueden distinguir entre los rostros humanos felices y tristes, sino que también responden de manera diferente a ellos.

Tan inteligente como los niños

Los psicólogos de animales han observado la inteligencia del perro en torno a la de un niño humano de dos a dos años y medio. El estudio de 2009 que examinó esto encontró que los perros pueden entender hasta 250 palabras y gestos. Aún más sorprendente, el mismo estudio encontró que los perros en realidad pueden contar números bajos (hasta cinco) e incluso hacer cálculos matemáticos simples.

¿Y alguna vez has experimentado las emociones de tu perro mientras acaricias a otro animal o prestas atención a otra cosa? ¿Te imaginas que sienten algo así como los celos humanos? Bueno, también hay ciencia para respaldar esto. Los estudios han encontrado que los perros, de hecho, experimentan celos. No solo eso, sino que los perros hacen todo lo posible para descubrir cómo "manejar" lo que está llamando la atención de sus padres, y si tienen que obligarles a volver a llamar la atención, lo harán.

Los perros también han sido estudiados por su empatía. Un estudio de 2012 examinó el comportamiento de los perros hacia humanos angustiados que no eran sus dueños. Si bien el estudio concluyó que los perros muestran un comportamiento similar a la empatía, los científicos que escribieron el informe decidieron que podría explicarse mejor como "contagio emocional" y un historial de recompensas por este tipo de alerta emocional. ¿Es empatía? Bueno, seguro que lo parece.

Numerosos otros estudios sobre el comportamiento, la emoción y la inteligencia del perro han encontrado que los perros "escuchan" las interacciones humanas para evaluar quién es malo con su dueño y quién no, y que los perros siguen la mirada de sus humanos.

Estos estudios pueden ser la punta del iceberg cuando se trata de nuestro aprendizaje sobre los perros. ¿Y en cuanto a los padres perritos? Bueno, pueden saber mucho más que el resto de nosotros, simplemente observando a sus mejores compañeros caninos todos los días.

Los estudios realizados sobre la cognición del perro iluminan una cosa: que los humanos pueden saber mucho menos sobre el cerebro del perro de lo que pensábamos anteriormente. A medida que pasa el tiempo, cada vez más científicos se interesan en la investigación con animales, y con cada nuevo estudio realizado, descubrimos más sobre cómo piensan nuestras queridas mascotas.