Interesante

El período ordovícico (488-443 millones de años atrás)

El período ordovícico (488-443 millones de años atrás)

Uno de los períodos geológicos menos conocidos en la historia de la Tierra, el período Ordovícico (hace 448 a 443 millones de años) no fue testigo del mismo estallido extremo de actividad evolutiva que caracterizó el período Cámbrico anterior; más bien, este fue el momento en que los primeros artrópodos y vertebrados expandieron su presencia en los océanos del mundo. El Ordovícico es el segundo período de la Era Paleozoica (hace 542-250 millones de años), precedido por el Cámbrico y sucedido por los períodos Silúrico, Devónico, Carbonífero y Pérmico.

Clima y geografía

Durante la mayor parte del período Ordovícico, las condiciones globales fueron tan agobiantes como durante el Cámbrico anterior; las temperaturas del aire promediaron alrededor de 120 grados Fahrenheit en todo el mundo, y las temperaturas del mar pueden haber alcanzado los 110 grados en el ecuador. Al final del Ordovícico, sin embargo, el clima era mucho más fresco, ya que se formó una capa de hielo en el polo sur y los glaciares cubrieron masas de tierra adyacentes. La tectónica de placas llevó los continentes de la tierra a algunos lugares extraños; ¡Por ejemplo, mucho de lo que más tarde se convertiría en Australia y la Antártida se extendía hacia el hemisferio norte! Biológicamente, estos primeros continentes fueron importantes solo en la medida en que sus costas proporcionaron hábitats protegidos para organismos marinos de aguas poco profundas; ninguna vida de ningún tipo había conquistado aún la tierra.

Vida marina invertebrada

Pocos no expertos han oído hablar de él, pero el Gran Evento de Biodiversidad Ordovícica (también conocido como Radiación Ordovícica) fue superado solo por la Explosión del Cámbrico en su importancia para la historia temprana de la vida en la tierra. En el transcurso de aproximadamente 25 millones de años, el número de géneros marinos en todo el mundo se cuadruplicó, incluidas las nuevas variedades de esponjas, trilobites, artrópodos, braquiópodos y equinodermos (estrellas de mar tempranas). Una teoría es que la formación y la migración de nuevos continentes alentaron la biodiversidad a lo largo de sus costas poco profundas, aunque las condiciones climáticas probablemente también entraron en juego.

Vida marina de vertebrados

Prácticamente todo lo que necesita saber sobre la vida de los vertebrados durante el período Ordovícico está contenido en los "aspises", especialmente Arandaspis y Astraspis. Estos fueron dos de los primeros peces prehistóricos sin mandíbula, ligeramente blindados, que medían entre seis y 12 pulgadas de largo y recordaban vagamente a renacuajos gigantes. Las placas óseas de Arandaspis y su tipo evolucionarían en períodos posteriores a los accesorios de los peces modernos, reforzando aún más el plan básico del cuerpo de los vertebrados. Algunos paleontólogos también creen que los numerosos pequeños "conodontos" parecidos a gusanos que se encuentran en los sedimentos ordovícicos cuentan como verdaderos vertebrados. Si es así, estos pueden haber sido los primeros vertebrados en la tierra en desarrollar dientes.

Vida vegetal

Al igual que con el Cámbrico anterior, la evidencia de la vida de las plantas terrestres durante el período Ordovícico es enloquecedoramente esquiva. Si existieran plantas terrestres, consistirían en algas verdes microscópicas flotando sobre o justo debajo de la superficie de los estanques y arroyos, junto con hongos tempranos igualmente microscópicos. Sin embargo, no fue hasta el período Silúrico que aparecieron las primeras plantas terrestres para las cuales tenemos evidencia fósil sólida.

Cuello de botella evolutivo

En el otro lado de la moneda evolutiva, el final del período Ordovícico marcó la primera gran extinción masiva en la historia de la vida en la tierra de la cual tenemos una amplia evidencia fósil (ciertamente hubo extinciones periódicas de bacterias y vida unicelular durante el anterior a la era proterozoica). La caída de las temperaturas globales, acompañada de niveles drásticamente bajos del mar, aniquiló a una gran cantidad de géneros, aunque la vida marina en su conjunto se recuperó bastante rápidamente al comienzo del período silúrico subsiguiente.