Nuevo

Coche de carreras en Le Mans choca contra espectadores y mata a 82 personas

Coche de carreras en Le Mans choca contra espectadores y mata a 82 personas



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El 11 de junio de 1955, un coche de carreras en Le Mans, Francia, pierde el control y se estrella contra gradas llenas de espectadores, matando a 82 personas. La tragedia de la famosa carrera de 24 horas provocó la prohibición de las carreras en varias naciones.

La carrera de Le Mans, organizada por el Automóvil Club de L'Ouest de Francia, se celebró por primera vez en mayo de 1923 y desde entonces se ha celebrado casi todos los meses de junio. La carrera siempre comienza a las 4 p.m. el sábado por la tarde y durará las próximas 24 horas en un recorrido de 13 kilómetros que atraviesa las carreteras rurales cercanas a Le Mans. El ganador es el corredor que recorre la mayor distancia en ese tiempo. Antes de 1970, cada automóvil solo podía tener dos conductores. Solo se permitió un solo piloto en los primeros años de la carrera. Hoy se requieren tres.

En 1952, Pierre Levegh, un francés que conducía solo, podría haber ganado la carrera si no fuera por un solo error en la última hora. Tres años más tarde, Levegh fue invitado a unirse al equipo de Mercedes-Benz; su 300SLR iba a ser equipado con una nueva innovación, un freno de aire que mejoraría las curvas.

Antes de la carrera, Levegh se quejó de que el recorrido era demasiado estrecho cerca de la zona de paradas en boxes y la tribuna. Esta observación demostró ser profética. Mientras Levegh corría por el liderato cerca del área de parada en boxes, se desvió para evitar el Jaguar de su compañero Mike Hawthorn mientras avanzaba hacia los boxes. El automóvil de Levegh, que iba a unas 150 millas por hora, se acercó demasiado rápido al Austin-Healey de Lance Macklin y fue catapultado hacia arriba. El coche se estrelló contra la tribuna y las partes que explotaron se estrellaron contra la multitud. Levegh y más de 80 espectadores, apiñados en la tribuna, perdieron la vida en el ardiente choque.

La carrera continuó a pesar del terrible accidente (Hawthorn ganó), supuestamente porque si los espectadores restantes hubieran abandonado el área, habrían bloqueado las ambulancias llamadas para recoger a los muertos y heridos. El resto del equipo Mercedes fue llamado.

Las carreras de Grand Prix en Alemania y Suiza programadas para más tarde ese año fueron canceladas. Tanto España como México prohibieron temporalmente el automovilismo tras la tragedia de Le Mans de 1955.


11 de junio de 1955: 83 personas murieron en la carrera de 24 horas de Le Mans. ¡Es el accidente automovilístico más catastrófico!

Esta publicación se publicó originalmente en este sitio.

El desastre de Le Mans de 1955 ocurrió durante las 24 horas de la carrera de motor de Le Mans en el Circuit de la Sarthe en Le Mans, Francia, el 11 de junio de 1955. Un gran accidente provocó que grandes fragmentos de escombros volaran entre la multitud, matando a 83 espectadores y franceses. el piloto Pierre Bouillin (que corrió bajo el nombre de Pierre Levegh) e hirió a casi 180 más. Fue el accidente más catastrófico en la historia del automovilismo y llevó a Mercedes-Benz a retirarse del automovilismo hasta 1989.

El accidente comenzó cuando el piloto de Jaguar, Mike Hawthorn, se detuvo al lado derecho de la pista frente al piloto de Austin-Healey, Lance Macklin, y comenzó a frenar para su parada en boxes. Macklin se desvió de detrás del Jaguar que disminuía la velocidad y se puso en el camino de Levegh, que pasaba por la izquierda en su Mercedes-Benz 300 SLR con cuerpo de aleación de magnesio Elektron, mucho más rápido. Levegh chocó por detrás a Macklin a alta velocidad, anulando el auto de Macklin & rsquos y lanzando su propio auto por el aire. El automóvil de Levegh & rsquos saltó una berma protectora de tierra a 200 km / h (125 mph) e hizo al menos dos impactos dentro del área de espectadores, el último de los cuales hizo que se desintegre, arrojándolo a la pista donde murió instantáneamente y enviando grandes trozos de escombros en el área de espectadores abarrotada frente a la tribuna, incluido el bloque del motor, la suspensión delantera y el capó. La parte trasera del auto de Levegh & rsquos aterrizó en la berma y estalló en llamas.

El conductor de jaguar Duncan Hamilton, mirando desde la pared de boxes, recordó, & ldquoLa escena al otro lado de la carretera era indescriptible. Los muertos y moribundos estaban por todas partes los gritos de dolor, la angustia y la desesperación gritaban la catástrofe. Me quedé como en un sueño, demasiado horrorizado para siquiera pensar. & Rdquo

Mike Hawthorn y el equipo Jaguar siguieron corriendo. Con el equipo Mercedes-Benz retirado y los Ferrari rotos, la competencia principal de Jaguar & rsquos se había ido. Hawthorn y Bueb ganaron la carrera por un margen fácil de cinco vueltas de Aston Martin. El clima se había acercado el domingo por la mañana y no hubo celebración de la victoria. Sin embargo, una fotografía de prensa inoportuna mostraba a Hawthorn sonriendo en el podio bebiendo de la botella de champán victor & rsquos. La revista francesa L & # 8217 Diario automático lo publicó con la leyenda sarcástica, & ldquo & Agrave votre sant & eacute, Monsieur Hawthorn! & rdquo (En inglés, & ldquoTo your health (& lsquoCheers & rsquo), Mr. Hawthorn! & rdquo)

Mike Hawthorn celebrando la victoria de Le Mans de 1955 a pesar de causar el accidente más mortal en la historia de las carreras.

Las cuentas sitúan el número de muertos en 80 a 84 (espectadores más Levegh), ya sea por escombros voladores o por el fuego, con otros 120 a 178 heridos. Otros observadores estimaron que el número de víctimas es mucho mayor. Por la mañana se celebró una misa especial en la catedral de Le Mans para los primeros funerales de las víctimas.

El número de muertos condujo a una prohibición temporal inmediata de los deportes de motor en Francia, España, Suiza, Alemania y otras naciones, hasta que las pistas de carreras pudieran alcanzar un estándar de seguridad más alto. En los Estados Unidos, la American Automobile Association (AAA) disolvió su Contest Board que había sido el principal organismo sancionador para el automovilismo en los EE. UU. (Incluidas las 500 Millas de Indianápolis) desde 1904. Decidió que las carreras de autos le restaron valor a sus objetivos principales, y el United States Automobile Club se formó para hacerse cargo de la sanción y el arbitraje de la carrera.

Se dirigieron muchas recriminaciones a Hawthorn, diciendo que de repente se había puesto delante de Macklin y había pisado los frenos cerca de la entrada a boxes, lo que obligó a Macklin a emprender una acción evasiva desesperada en el camino de Levegh. Este se convirtió en el pronunciamiento semioficial del equipo Mercedes-Benz y la historia de Macklin & rsquos. El equipo de Jaguar, a su vez, cuestionó la aptitud y la competencia de Macklin y Levegh como conductores. Los primeros relatos de los medios fueron tremendamente inexactos, como lo demuestra el análisis posterior de la evidencia fotográfica realizado por Carretera y pista de amplificador el editor (y segundo lugar en 1955) Paul Fr & egravere en 1975. Surgieron detalles adicionales cuando las imágenes fijas revisadas por Fr & egravere se convirtieron a formato de video.

Los medios también especularon sobre el violento incendio que envolvió los restos del naufragio, que se intensificó cuando los jefes de bomberos arrojaron sus extintores a base de agua sobre las llamas. Sugirieron que Mercedes-Benz había alterado el suministro de combustible oficial con un aditivo explosivo, pero la intensidad del fuego se debió en cambio a la construcción de aleación de magnesio del chasis. Neubauer consiguió que las autoridades francesas probaran el combustible residual que quedó en la inyección de combustible n. ° 8217 del naufragio y el resultado justificó a la empresa.

Las opiniones diferían ampliamente entre los otros conductores en cuanto a quién era el culpable directo del accidente, y esas diferencias persisten incluso hoy. Macklin afirmó que el traslado de Hawthorn & rsquos a los boxes fue repentino, lo que provocó una emergencia que lo llevó a desviarse hacia el camino de Levegh & rsquos. Años más tarde, Fitch afirmó, basándose en sus propios recuerdos y por lo que escuchó de otros, que Hawthorn lo había causado. Norman Dewis aventuró la opinión de que Macklin & rsquos moverse alrededor de Hawthorn era descuidado y que Levegh no era competente para satisfacer las demandas de conducir a las velocidades de las que era capaz el 300SLR.

Los conductores corren hacia sus autos para el inicio de la carrera de 24 horas de Le Mans en Le Mans, Francia, el 11 de junio de 1955. Sesenta comenzaron, pero solo 21 terminaron, con el británico y # 8217 Mike Hawthorn el ganador en un Jaguar. Dos horas después de la salida, 77 murieron y otros 77 resultaron heridos cuando Pierre Le Vegh & rsquos Mercedes dieron un salto mortal entre la multitud. Estaba entre los muertos. (Foto AP / Jacques Marqueton)

Tanto Jaguar como Mercedes-Benz emitieron declaraciones oficiales, principalmente en defensa propia contra las acusaciones formuladas contra ellos y sus conductores. Neubauer se limitó a sugerir mejoras en la recta de boxes y hacer más seguras las paradas en boxes.

Macklin, sobre la lectura de la autobiografía de Hawthorn & rsquos 1958, Desafíame la carrera, estaba amargado cuando descubrió que Hawthorn ahora se eximía de toda responsabilidad por el accidente sin identificar quién lo había causado. Con Levegh muerto, Macklin supuso que la implicación de Hawthorn & rsquos era que él (Macklin) había sido el responsable, y comenzó una acción por difamación. La acción aún no se resolvió cuando Hawthorn murió en un accidente que no era de carrera en la circunvalación de Guildford en 1959, irónicamente mientras adelantaba a un Mercedes-Benz en su Jaguar.

La investigación oficial del gobierno sobre el accidente pidió a los funcionarios, conductores y personal del equipo que fueran interrogados y declararan. Los restos fueron examinados y probados y, finalmente, regresaron a Mercedes-Benz casi 12 meses después de la catástrofe. Al final, la investigación dictaminó que ningún conductor específico fue responsable del accidente y que fue simplemente un terrible incidente de carrera. La muerte de los espectadores se atribuyó a unos estándares de seguridad inadecuados para el diseño de la pista. Tony Rolt y otros conductores habían estado expresando su preocupación por la recta de boxes desde 1953.


Playboy británico imprudente detrás del mayor desastre del automovilismo

Enlace copiado

El espino ferozmente competitivo

"Un tramo de 400 yardas cuadradas de gente vitoreando se convirtió en un horror negro e histérico", informó la revista Time.

El desastre asombró al mundo y llevó a algunos países a prohibir por completo las carreras de motor. Cincuenta y cinco años después, quedan dudas sobre quién fue el culpable de la tragedia, como relata mañana un documental de BBC4.

¿Fue causado por Mercedes apostando por nuevas tecnologías no probadas? ¿Fue tan alto el número de muertos porque había un aditivo de combustible secreto en un tanque oculto que hizo explotar el automóvil de Levegh? ¿Hubo un encubrimiento oficial de las causas del accidente por parte de las autoridades francesas? ¿O todo tenía que ver con la imprudencia de un conductor británico despreocupado al que le habían dicho que solo le quedaban unos pocos años de vida?

El telón de fondo del desastre fue una intensa rivalidad entre los equipos de automovilismo alemanes y británicos y sus pilotos. Pero la feroz competencia tuvo consecuencias nefastas para la seguridad.

El automovilismo en los años cincuenta era mucho más peligroso que hoy. No existían medidas de seguridad como barandillas y paredes de neumáticos. Los conductores arriesgaron la vida y la integridad física en cada carrera. Dos semanas antes del desastre de Le Mans, Alberto Ascari, doble campeón del mundo, había muerto en Monza, Italia. Solo cuatro días antes había escapado por poco cuando su automóvil chocó contra el puerto de Mónaco. En Le Mans, seis hombres habían muerto en la carrera desde que comenzó en 1923. Pero antes de 1955 los espectadores no esperaban ser víctimas.

En la carrera de 1955, más de 250.000 personas esperaban ansiosamente una batalla entre Mercedes, la fuerza dominante en el deporte del motor, y Jaguar, su rival británico. El piloto líder de Mercedes fue Juan Manuel Fangio, el actual campeón mundial de Argentina, considerado el mejor piloto de todos los tiempos.

La estrella de Jaguar era el apuesto, rubio y ultra-patriota inglés Mike Hawthorn de 26 años, un hombre conocido por odiar todo lo alemán. Se dijo de Hawthorn que si hubiera nacido 10 años antes habría sido piloto de la Batalla de Gran Bretaña. Tal como estaban las cosas, se centró en vencer a los coches alemanes en la pista de carreras, llamando a sus propios coches "devoradores de mercenarios". Pero sin que lo supiera su público adorador, el Golden Boy era un hombre enfermo. En 1954 le habían extirpado un riñón y le dijeron que moriría antes de los 30. Hawthorn estaba decidido a vivir su corta vida al máximo. De carácter exuberante, fumaba y bebía en exceso, amaba las fiestas y pilotaba su propio avión. Pero su forma favorita de recreación era perseguir y seducir a las mujeres más bellas de Europa.

En 1953, después de celebrar su victoria en el Gran Premio de Francia, Hawthorn pasó la noche en la cama con una chica francesa. Quedó embarazada, pero la aventura se mantuvo en secreto y la niña, de origen respetable, se vio obligada a vivir en una casa al final del jardín de su familia hasta que nació el bebé. Hawthorn viajó a París después de que su amante le pidiera ayuda y cinco años después le dio a su pequeño hijo un paseo en su automóvil cuando él y su madre visitaron Inglaterra.

Hawthorn también era un bromista. Su compañero conductor Stirling Moss recuerda una ocasión en la que estaba parado debajo de un árbol afuera de un pub cuando pensó que había comenzado a llover. Cuando miró hacia arriba, vio a Hawthorn posado precariamente en el árbol, orinando sobre él.

En la pista de carreras, Hawthorn jugó para ganar. Algunos lo acusaron de conducción imprudente y los sucesos de Le Mans hicieron poco para disipar esa reputación. Alrededor de dos horas después de la carrera, Hawthorn comenzó a reducir la velocidad para hacer una parada en boxes. El frenado provocó que el auto detrás de él, un Austin Healey conducido por el piloto británico Lance Macklin, se detuviera en el medio de la pista. El Mercedes de Pierre Levegh, que viajaba a 150 mph, se subió a la parte trasera del auto de Macklin y se elevó por los aires. Después de chocar contra un montículo, explotó y se rompió, esparciendo metralla al rojo vivo y escombros entre la multitud. Levegh salió disparado del coche y murió en el impacto frente a su esposa.

El testigo ocular Jacques Grelley dijo más tarde. “Estaba pasando por encima de los cuerpos, estaban por todas partes. No pude hablar durante tres horas ". Su compañero fue decapitado con sus binoculares todavía alrededor de su cuello. Mientras la gente agonizaba, los sacerdotes administraban los últimos ritos.

Increíblemente, la carrera continuó porque los organizadores creían que un éxodo masivo obstaculizaría a los rescatistas. Mientras que Mercedes retiró a sus conductores seis horas después como muestra de respeto, Hawthorn recibió instrucciones de continuar y Jaguar se adjudicó una victoria vacía.

Los medios europeos se apresuraron a culpar al conductor británico playboy por lo sucedido. Estalló una feroz guerra de palabras entre Mercedes y Jaguar. Hawthorn protestó por su inocencia. “A mi juicio, dejé tiempo suficiente para que el conductor de cualquier vehículo que me siguiera fuera consciente de mis intenciones y para que tomara las medidas necesarias sin poner en peligro a los demás”, dijo. Consideró dejar el deporte, pero la investigación oficial lo exoneró y dijo que ninguna persona podría ser considerada responsable.

El veredicto fue apoyado por el piloto de carreras y escritor belga Paul Frere. "Está completamente claro a partir de las fotografías que Hawthorn no hizo una maniobra repentina de frenar y tirar bruscamente a la derecha a poca distancia de los boxes, poniendo así en peligro los autos cerca de él".

La tragedia podría haberse atribuido a muchos factores. Antes de la carrera, Pierre Levegh había expresado su preocupación por la velocidad de los coches en la estrecha recta de boxes.

El automóvil de Levegh estaba hecho de una aleación de magnesio que lo hacía más liviano y, por lo tanto, más rápido, pero la desventaja era que era altamente inflamable. Además, los frenos del coche no eran fiables, una combinación mortal.

Durante años persistieron los rumores de que un aditivo de combustible secreto en un tanque de combustible adicional oculto hizo que el automóvil explotara cuando golpeó el banco, aunque esto nunca se ha probado. El accidente provocó la imposición de nuevos estándares de seguridad en Le Mans. Mercedes dejó la Fórmula Uno al final de la temporada de 1955, para no regresar durante casi 40 años.

Hawthorn recuperó su apetito por el deporte y en 1958 ganó un emocionante duelo con Stirling Moss para convertirse en el primer campeón mundial británico de Fórmula Uno. Habiendo alcanzado la cima de su profesión, decidió retirarse y planeó casarse con la modelo Jean Howarth.

No hubo final feliz. Pero no fue su enfermedad renal lo que mató a Hawthorne. En una húmeda mañana de enero de 1959, su Jaguar se salió del desvío A3 cerca de Guildford, Surrey, y chocó contra un árbol. Murió en minutos.

Irónicamente, pudo haber sido su feroz sentimiento anti-alemán lo que lo mató. Un amigo había estado conduciendo un Mercedes en el mismo tramo de carretera y Hawthorn, que no podía soportar ver a un automóvil alemán superar a su Jaguar "Merc eater", decidió competir contra él. Así que el hombre al que muchos consideraron responsable de los horrores de Le Mans, se encontró con su propia muerte trágica e prematura menos de cuatro años después.


Le Mans 1955: el accidente más mortífero en la historia de los deportes de motor

Un automóvil Mercedes alemán dio un salto mortal a través de los rieles después de un triple accidente en la carrera de 24 horas de Le Mans, el 11 de junio de 1955, explotando y matando a su conductor, Pierre Levegh, y a más de 80 de la multitud de espectadores. (Foto AP) AP

El accidente más mortal en la historia de los deportes de motor ocurrió en Le Mans, Francia, el 12 de junio de 1955.

La carrera de resistencia de Le Mans está organizada por el Automóvil Club de L'Ouest de Francia y se celebra casi todos los meses de junio desde 1923.

Los espectadores huyen de las abrasadoras llamas de un auto de carreras Mercedes destrozado después de un accidente en Le Mans, Francia, carrera de resistencia en la que murieron más de 80 personas, el 11 de junio de 1955. Detrás de estos espectadores que huían está la escena donde muchos murieron cuando fueron golpeados por piezas voladoras. del corredor que explotó después de estrellarse contra un muro de contención. Al fondo están los boxes para los corredores. (Foto AP) AP

La carrera de Le Mans comienza un sábado y termina 24 horas después el domingo. El recorrido es de 13 kilómetros. El ganador es el equipo que recorre más distancia en 24 horas. (Cada automóvil tiene tres conductores que rotan).

Las 87 24 Horas de Le Mans para 2019 comienzan a las 9 a. M. Del sábado 15 de junio y finalizan a las 9 a. M. Del domingo 16 de junio en el Circuit de la Sarthe en Le Mans, Francia.

En 1955, Pierre Levegh, conduciendo para el equipo Mercedes Benz, dos horas después de la carrera, golpeó la parte trasera de un Austin-Healey conducido por Lance Macklin.

La escena del accidente en el circuito de carreras de Le Mans, después de que Pierre Levegh & # x27s Mercedes-Benz 300 SLR girara fuera de control y explotara contra la multitud apretada, matando a Levegh y a 80 espectadores e hiriendo a muchos más. (Foto de Fox Photos / Getty Images) Getty Images

Levegh viajaba a 150 mph.

El Mercedes fue catapultado por los aires y luego se estrelló contra la tribuna. Las partes del automóvil salieron volando entre la multitud y lo que quedó del automóvil explotó provocando un infierno de fuego. Levegh y 83 espectadores murieron.

Según autoweek.com, se discute el número exacto de personas muertas, pero “la mayoría de las fuentes estiman que 84 personas murieron en el accidente y que más de un centenar resultaron heridas.

Un automóvil Mercedes alemán dio un salto mortal a través de los rieles después de un triple accidente en la carrera de 24 horas de Le Mans, el 11 de junio de 1955, explotando y matando a su conductor, Pierre Levegh, y a más de 80 de la multitud de espectadores. Se retira un cuerpo de las gradas destrozadas, en primer plano. (Foto AP) AP

La carrera se reanudó y fue ganada por el piloto de Jaguar, Mike Hawthorn.

“El piloto ganador Mike Hawthorn fue acusado más tarde de causar el accidente. Tardíamente vio una señal para entrar en boxes y frenó repentinamente, lo que provocó que Macklin virara frente a Levegh, cuyos frenos de tambor no podían frenarlo lo suficiente para evitar una colisión ”, según una historia en bt.com.

El resto del equipo Mercedes se retiró de la carrera.

Una investigación oficial dictaminó que Hawthorn no era responsable.

Según history.com, las carreras programadas para ese año en Alemania y Suiza fueron canceladas. De hecho, los deportes de motor estaban prohibidos en Francia, España, Alemania y Suiza.

Los conductores corren hacia sus autos para el inicio de la carrera de 24 horas de Le Mans en Le Mans, Francia, el 11 de junio de 1955. Sesenta comenzaron, pero solo 21 terminaron, con el británico & # x27 Mike Hawthorn como ganador en un Jaguar. Dos horas después del inicio, 77 murieron y otros 77 resultaron heridos cuando Pierre Le Vegh & # x27s Mercedes dieron un salto mortal hacia la multitud. Estaba entre los muertos. (Foto AP / Jacques Marqueton) AP

Un policía y una mujer ayudan a un hombre herido a alejarse de la escena después de un trágico accidente de automóvil de carreras contra una multitud de espectadores en Le Mans, Francia, el 11 de junio de 1955. El automóvil, un Mercedes alemán conducido por el francés Pierre Levegh, chocó con otro automóvil en una carrera de resistencia de 24 horas, estalló en llamas, saltó el muro de contención a la multitud. Levegh y más de 80 personas murieron. (Foto AP) AP

Los espectadores huyen de las abrasadoras llamas de un auto de carreras Mercedes destrozado después de un accidente en Le Mans, Francia, carrera de resistencia que mató a más de 80 personas, el 11 de junio de 1955. Detrás de estos espectadores que huyen está la escena donde muchos murieron cuando fueron golpeados por piezas voladoras. del corredor que explotó después de estrellarse contra un muro de contención. Al fondo están los boxes para los corredores. Esta es otra de la serie realizada por el soldado estadounidense Jimmy Prickett de Electra, Texas. (Foto AP / Jimmy Prickett) PRENSA ASOCIADA

durante la clasificación para las 24 Horas de Le Mans en el Circuit de la Sarthe el 11 de junio de 2015 en Le Mans, Francia. imágenes falsas


1955: el accidente más catastrófico en la historia de las carreras de coches

Específicamente, hasta 83 espectadores murieron cuando el competitivo Mercedes-Benz 300 SLR se estrelló contra el muro de contención durante las “24 Horas de Le Mans”.

Algunas partes del vehículo volaron hacia el público y provocaron la muerte de una gran cantidad de personas de una manera horrible.

El hecho de que el Mercedes-Benz 300 SLR estuviera hecho de una aleación con alto contenido de magnesio fue particularmente mortal.

Debido a las altas temperaturas, las partes metálicas del automóvil se incendiaron (el magnesio arde con llamas extremadamente blancas y brillantes).

El equipo de bomberos local no sabía que el agua no tiene un buen efecto sobre el fuego de magnesio, por lo que su uso de agua solo empeoró el accidente.

El accidente ocurrió cuando, al final de la vuelta 35, un Jaguar tipo D decidió inesperadamente hacer una parada en boxes.

Redujo la velocidad de repente, lo que causó confusión entre los vehículos detrás de él. El británico Austin-Healey 100, que estaba justo detrás del Jaguar, se desvió a la izquierda para evitarlo.

Esto lo colocó en el camino del Mercedes-Benz 300 SLR conducido por el competidor francés Pierre Levegh.

Mercedes golpeó el Austin-Healey con su parte delantera y rebotó hacia el borde de la pista y la audiencia.

Dado que el Mercedes se movía a una velocidad de unos 240 km / h en el momento del impacto, su colisión con el público fue desastrosa.

Cuando se estrelló contra el muro de contención, el Mercedes-Benz 300 SLR resultó dañado y algunos de sus grandes fragmentos de escombros golpearon a una gran cantidad de espectadores.

El combustible del tanque encendió el magnesio en la aleación con la que estaba hecha la carrocería del vehículo.

Las consecuencias fueron desastrosas. 83 espectadores a lo largo del recorrido murieron y aproximadamente otros 120 resultaron heridos.

También resultó muerto el citado conductor del Mercedes, el francés Pierre Levegh, por lo que el número total de víctimas fue de 84.

Después de esa temporada, Mercedes se retiró del automovilismo competitivo y regresó solo en la década de 1980.


Coche de carreras en Le Mans choca contra espectadores, matando a 82 - HISTORIA

He estado viendo la carrera de Le Mans 2011 y ha habido algunos accidentes aterradores este año. Si bien ninguno de estos es igual, me hizo pensar en el terrible accidente de Le Mans que ocurrió en 1955. Ese accidente ha sido muy bien documentado en el libro de Christopher Hilton & # 8220Le Mans & # 821755 & # 8221, subtitulado & # 8220El choque que cambió la cara del automovilismo. & # 8221

El libro definitivo sobre el accidente de la carrera de Le Mans de 1955

El accidente de Le Mans de 1955 mató a más de 80 personas y es, hasta donde yo sé, el accidente más mortal en la historia de las carreras. Fue y sigue siendo un accidente controvertido, ya que involucró a un piloto de carreras muy popular en ese momento, Mike Hawthorn.

Todos los detalles del accidente se basan en informes de testigos presenciales, ya que no había ninguna película del evento. El resultado final fue que el coche de carreras Mercedes-Benz conducido por Pierre Levegh salió de la pista de carreras y se estrelló contra las tribunas a gran velocidad y murieron más de 80 personas, incluido Pierre Levegh.

Pierre Levegh se asoció con el corredor estadounidense John Fitch para conducir uno de los tres Mercedes-Benz 300SLR inscritos por Mercedes-Benz en la carrera de Le Mans de 1955.

John Fitch, Pierre Levegh y el legendario director del equipo Mercedes-Benz Alfred Neubauer en Le Mans en 1955

Levegh / Fitch condujeron el auto # 20 Mercedes-Benz, mientras que Juan-Manuel Fangio / Stirling Moss condujeron el auto # 19 y Karl Kling / Andre Simon condujeron el auto # 21.

Pierre Levegh conduciendo el Mercedes-Benz 300SLR en Le Mans 1955

Algunos de los problemas básicos que llevaron al accidente se ilustran en la siguiente fotografía de la salida de & # 8220Le Mans & # 8221 al inicio de la carrera de Le Mans de 1955. En primer lugar, observe el ancho total de la pista. Los coches están aparcados en boxes, por lo que el ancho de la pista era muy estrecho. Fíjate también en la cercanía de los espectadores a la pista ya que solo están protegidos por dos hileras de fardos de heno y una pequeña valla de madera.

El accidente involucró a Lance Macklin en un Austin-Healey 100S, Mike Hawthorn en un Jaguar D-Type y Pierre Levegh en el Mercedes-Benz 300SLR. Hawthorn estuvo involucrado en una carrera muy reñida con Fangio por el liderato general y estaba presionando con fuerza. Hawthorn se acercó a Macklin cuando se acercaron al área de boxes. Hawthorn en el Jaguar mucho más rápido pasó Macklin a Macklin & # 8217s a la izquierda justo antes del área de boxes, luego se detuvo frente a Macklin y frenó para ir a su pit. En aquellos días, Jaguar tenía mejores frenos que nadie. Hawthorn usó esos frenos de disco con fuerza, Macklin no pudo detenerse tan rápido, por lo que giró a la izquierda para evitar al Hawthorn que desaceleraba rápidamente. Todo esto sucedió frente a Levegh en el veloz Mercedes-Benz. Cuando Macklin giró a la izquierda para evitar Hawthorn, terminó girando frente a Levegh. Levegh se estaba cerrando muy rápido y debido a la pista estrecha no tenía adónde ir, Levegh se estrelló contra la esquina trasera izquierda del Austin-Healey Macklin & # 8217, que lo llevó a la tribuna a una velocidad muy alta donde estalló en llamas. Piezas del automóvil Levegh & # 8217, incluido el eje delantero, el eje de transmisión, el motor, el capó y el colector volaron entre la multitud. Murieron más de 80 personas.

Tenga en cuenta la pista estrecha y la escasa protección a lo largo de las tribunas

Las imágenes a continuación son difíciles de ver, ya que muestran espectadores muertos y heridos justo después del accidente.

Muerto y herido en las tribunas después del accidente

¡Qué escena tan terrible! (También tenga en cuenta la pista estrecha)

La imagen de la pista a continuación muestra un MGA atravesando la escena después del accidente. Macklin & # 8217s Austin-Healey es el coche # 26. Todavía se puede ver humo del accidente.

Escena del accidente de Le Mans de 1955

La carrera continuó pero Mercedes-Benz retiró a los otros dos autos de la carrera. Al final, Mike Hawthorn ganó la carrera en su Jaguar D-Type.

Mike Hawthorn celebra con champán tras ganar la carrera de Le Mans en 1955

Algunos libros dicen que el accidente fue la razón por la que Mercedes-Benz se retiró de las carreras a fines de 1955, pero otras fuentes, que creo, dicen que Mercedes-Benz lo había ganado todo y demostraron su punto de que Mercedes-Benz podía producir rápido. coches ganadores y, por lo tanto, no tenía nada más que demostrar. Como resultado, habían planeado salir de las carreras independientemente del accidente de Le Mans.

Este período 1954-1957 fue muy malo para las carreras, ya que además del accidente de Le Mans, la Carrera Panamericana y Mille Miglia fueron canceladas debido a múltiples muertes.


10 accidentes más infames en la historia de Le Mans

Es un cóctel de velocidad y peligro como ningún otro en el mundo de las carreras de resistencia. Para la mayoría de los casi 250.000 europeos que abarrotan el circuito de Le Mans de 8.5 millas ubicado en la campiña francesa, la emoción de ver a los autos romper la barrera de las 200 mph cuatro veces por vuelta y el encanto del peligro siempre presente que viene con los primeros Las exhibiciones de velocidad no tienen igual.

Y para los hombres y mujeres que han corrido en Le Mans, desde que se celebró la primera prueba de 24 horas en 1923, existe un temor saludable, si no cansado, a la pista de carretera abierta "La Sarthe".

Desde su debut en el escenario mundial, la longitud de la pista ha cambiado, se han agregado y eliminado curvas y las medidas de seguridad se han incrementado continuamente, pero el hecho ineludible de Le Mans es que genera accidentes espectaculares y, a menudo, fatales.

Tallada en una mezcla de tierras agrícolas y espeso bosque, la naturaleza traicionera de la pista siempre ha sido una preocupación, sin embargo, se han producido dos épocas distintas de choques durante las 80 ediciones de la carrera clásica.

Los árboles se han cobrado muchas vidas y mutilado a más de unos pocos conductores, y esos riesgos persisten hoy en día, pero el advenimiento de la aerodinámica inspirada en los aviones y mdash se invirtió para comprimir las máquinas prototipo más rápidas al suelo con una fuerza de dos a tres veces su peso. una letanía de momentos en YouTube.

He aquí un vistazo a las 10 colisiones más infames en la historia de Le Mans.

10: Anthony Davidson, 2012, Toyota TS030 Hybrid, asistido por Piergiuseppe Perazzini, Ferrari F458

En términos de golpes recientes, este tipo de choques es el último flagelo que ha caído sobre Le Mans. Desde que abrió la puerta a un nivel inferior de conductores caballeros en 2011, el Automobile Club de l'Ouest (ACO), organizador de las 24 horas de Le Mans, ha creado una dinámica en la que los pilotos de prototipos veloces siguen encontrándose con los serpenteantes pilotos de GT. precisamente en el lugar y el momento equivocados.

La ventana de video puede tardar unos minutos en cargarse.

El choque acrobático de Davidson / Perazzini con fractura de vértebras sirve como el último choque en los titulares de la carrera después de que el italiano de 56 años no revisara sus espejos al final de la recta de Mulsanne antes de girar a la zona de frenado para Esquina Mulsanne.

Con el ex piloto de F1 Davidson apuntando a la gran brecha que dejó Perazzini en la cúspide, el británico de 33 años encontró la puerta cerrada sumariamente cuando el piloto de Ferrari no se dio cuenta de que lo estaban adelantando. Davidson pronto estuvo dos pisos en el aire, cayendo fuera de control cuando la aerodinámica que fue diseñada para producir fuerza aerodinámica creó sustentación.

Aterrizando sobre tres ruedas, Davison se estrelló contra la barrera Armco revestida de neumáticos, demoliendo la parte delantera izquierda del Toyota y aumentando la lesión en la espalda que lo llevaría al hospital.

El encuentro de Perazzini con el Armco hizo que el F458 cayera sobre su techo, pero el piloto aficionado no resultó gravemente herido.

En términos de las imágenes asociadas con el accidente, no fue lo peor que hemos visto, sino el hecho de que sucedió un año después de que dos Audis despegaran, y después de que el ACO gastara una cantidad considerable de tiempo y dinero para evitar prototipos. de volar, coloca este accidente en el número 10.

9: Mike Rockenfeller, 2007, Audi R10

No fue noticia de primera plana, pero una simple colisión entre un joven conductor, su destino y una barrera de acero tiró de las fibras del corazón de todos los que lo vieron en vivo por televisión.

La ventana de video puede tardar unos minutos en cargarse.

El joven as alemán Mike Rockenfeller recibió la noticia que debería haber transformado su carrera cuando el equipo dominante de Audi seleccionó al as de GT en su programa de Le Mans en la tercera entrada del "Equipo Junior".

A poco más de una hora de carrera, "Rocky" perdió el control del gran prototipo V-12 biturbo diesel de 5.5 litros, destruyendo la parte trasera de su auto contra el Armco en Tertre Rouge, la esquina que conduce a Mulsanne Straight.

Rocky's big break turned into Rocky's big crash, and with the gravity of his mistake clear for everyone to see, he climbed from the tattered No. 3 and looked to affect repairs to get the car back to the garage where his mechanics could perform a complete rebuild.

But with the right rear corner hanging from the back like a broken limb, the Audi's differential could only send its 1000 ft-lb of torque to the surviving left rear wheel, which sent up plumes of tire smoke as its driver tried to drive away from the crash site.

Stranded at Tertre Rouge with no hope of continuing, and despite his protests, the corner marshals eventually had to pull Rocky away from his broken mount. He couldn't fix his mistake, and in a greater sense, has spent the years since the 2007 crash in a slightly altered state.

Audi, to everyone's surprise, retained Rocky's services, and he continues to drive for the team at Le Mans, albeit well down the batting order. But unlike the drivers who've suffered physical trauma that have returned to race and win at La Sarthe, the emotional effects of Rocky's Tertre Rouge crash continue to exact a toll on a driver once hailed as champion-in-the-making.

8: Andre Guilbert, Marius Mestivier, 1925

The first fatalities at the 24 Hours of Le Mans came during its third running. Guilbert would be claimed in practice on the Mulsanne which, at that time, was more like a tree-lined Baja 1000 desert stage, and Mestivier would sadly become the first driver to lose his life against one of those trees when he lost control of his Amilcar.

7: Marc Webber, 1999, Mercedes CLR

Australia's Mark Webber set the stage for more than a decade of disturbing prototype flights when his too-slick Mercedes CLR went nose-up over the final crest between the Mulsanne Straight and Indianapolis corner.

Video window may take a few moments to load.

With the tail of the CLR at least 30 feet in the air at its highest peak, Webber was a passenger as the car left the ground with no notice. Taking place during Thursday's night practice, Mercedes' engineers struggled to explain why the cost-is-no-object racer performed a series of backflips, but felt confident enough in their design to rule press forward with their participation in Saturday's race.


Five of the worst crashes in motorsport

Motorsports are among the dangerous sports in the world. Race car drivers live a life full of unique stresses and strains on their bodies they received from accidents or through a series of training on tracks and in the gym. No matter how prepared a driver is, accidents can occur at any time. Here are a few of the worst motorsport accidents…

Paris, Madrid 1903

In the early history of car racing, there were no provisions for safety protocols in any car racing event. The accident occurred in 1903, where at least eight spectators lost their lives in one of the endurance races in between Madrid and Paris. Around 59 motorbikes and 216 cars participated in the event, which took off from Paris. The outcome was a disaster when cars crashed into the spectators during the race.

Portugal Rally 1986

The 1986 Portugal Rally had a massive crash that resulted in the menacing Group B cars’ death. This event has the most famous scores of fans spectating very close to the tarmac, and some would even step on the tarmac to get the feel of the race. All drivers were aware of this setup and feared the potential negative outcomes. The event’s organisers did not care much about everyone’s safety back then, because making the rallying popular is not one of their priorities. Joaquim Santos drove a Ford RS200 and lost traction when he approached over a crest. The car crashed into a crowd, instantly killing three people and leaving more injured spectators.

San Marino Grand Prix 1994

Ayrton Senna is one of the most popular and respected Formula 1 drivers in motorsports history, and his life ended in the San Marino Grand Prix in 1994. Roland Ratzenberger lost his life the previous day during his qualifying round for the Grand Prix. Another pilot, Rubens Barrichello, also had a close encounter with death when he practiced for the same event on Friday. At high speed, his car flew into the air and slammed into the tire barrier. Despite the unfortunate incidents, the organisers still pushed through the scheduled event.

Mille Miglia 1957

Racing the popular Mille Miglia, Alfonso “Fon” Portago and his co-driver Edmund Nelson, met a disastrous accident as they passed by one small village. Portago lost control of their car and dove into a ditch. Their vehicle launched into the air and landed on a group of bystanders watching the race where the two pilots died and nine people in the spectators. That accident drew negative attention to the motorsports industry. It gave Ferrari a lousy reputation that came when the 1955 Le Mans incident was still fresh in all race fanatics.

24 Hours Le Mans 1955

The Le Mans accident is one of the most horrifying car racing accidents in history, 82 people died, and more than 100 spectators were injured. Pierre Levegh was driving a Mercedes-Benz model when he thought of overtaking a much slower Austin-Healey within two hours into the race. However, he got confused with track positions and hit the back of Healy. Levegh’s car flew in the air and crashed into the crowd, instantly killing him, and 81 other people. The racing team withdrew from any motorsports competitions for 30 years after the horrific accident.

The Love for Motorsport

Most people love racing for its thrill and excitement, but sometimes we can get carried away and may develop speeding habits on the road, which is dangerous and makes us prone to accidents. While these motorsports accidents have occurred on the track with controlled settings, people driving on regular roads should make sure that they practice defensive driving at all times. Law firms such as Tario & Associates should be at the back of your mind should you need them after a potential accident.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Survivors on June 11, 1955, recalled seeing binoculars draped around necks that had no longer had heads attached to them. But the race went on.

At the centre of the story was one of British sport’s most cavalier figures: Mike Hawthorn, the former public schoolboy who was so debonair that a fiction writer hardly dare to invent him.

He quaffed beer, chased pretty girls and raced in a polka-dot bow tie. When asked what was his fastest lap, he would jokingly reply that it was ‘from the chequered flag at Goodwood to the Spread Eagle at Midhurst’.

British driver Mike Hawthorn was a cavalier figure whose mission was to stop Mercedes winning the race

The race between leader Hawthorn (6) and legend Juan Manuel Fangio (19) was at the centre of the story

Hawthorn loathed the Germans and did not want Fangio's Mercedes (above) to get the better of Jaguar

Lance Macklin, a laidback Old Etonian, was also crucial to the drama that unfolded at 6.26pm. Driving an Austin Healey, he had been lapped four times already. The leading two cars, Hawthorn’s Jaguar and Juan Manuel Fangio’s Mercedes, were eating the ground in front of them as they loomed large in Macklin’s mirrors again.

It was only a decade after the war and Hawthorn loathed the Germans, occasionally using four-letter words to describe their cars. This was meant to be an endurance race, but Hawthorn and Fangio sprinted nose to tail in a battle for supremacy.

Fangio beat the lap record twice, Hawthorn equalled it, Fangio beat it twice more, Hawthorn lowered it. Then Fangio again and then Hawthorn. On no account did Hawthorn want to let a German car beat a British car.

All-out attack was Jaguar’s tactic to push the Mercedes to technical destruction. The reason being that Jaguar, who only used British drivers, paired Hawthorn in the first of their three cars with the inexperienced Ivor Bueb, who was no match for Fangio’s co-driver, Stirling Moss.

Hawthorn leads Fangio on the track before a decision to stop at the pits triggered the carnage

Hawthorn (right) was Formula One world champion in 1958, with Fangio winning five titles

‘Hawthorn was sent out to blow up the Mercedes,’ explained Norman Dewis, another Jaguar driver in the 1955 race. ‘There was no real thought of Hawthorn’ s car winning.’ The idea was to allow another Jaguar to prevail.

A spectator who was injured in the accident shot video footage of what occurred on the pit straight. It showed Hawthorn on the right-hand side of the track in front of Macklin’s Austin Healey. Fangio is further behind and just out of harm’s way.

Hawthorn is positioned to come in to the pits and appears to slow. Macklin, perhaps looking in his mirrors, is late to see this. He then steers left to avoid going into the back of Hawthorn, adjusting too much, before wandering a fraction and going into the side of another Mercedes, driven by 49-year-old Levegh.

Macklin’s car acts as a ramp for Levegh’s, which goes airborne. It flies from the left-hand barrier to the spectator area, creating a fireball where it falls. Bits of the rest of the car somersault over the chest-high wattle-and-earth barrier separating the track from the public.

In a couple of seconds this provincial town 120 south west of France is a morgue.

All of the competing Mercedes eventually withdrew from the race after Levegh's car crashed

Levegh was blamed for the accident by the French press, but could not defend himself when dead

Call off the race? Disparates. It was argued – questionably – that to do so would have meant hundreds of thousands of fans blocking the roads that ambulances needed to use.

Mercedes finally withdrew from the event at 1.45am. ‘It was an enormous tragedy,’ said Moss, ‘but withdrawing wasn’t going to bring anybody back, so I didn’t see it achieved anything.’

Mercedes pulled out of motor racing that year, only returning to Formula One as engine suppliers 39 years later.

Jaguar drove on. Hawthorn won. One of the most famous images is of a chuffed Hawthorn celebrating with champagne bubbles foaming on his mouth. The French papers carried the lacerating caption: ‘Cheers, Mr Hawthorn.’

His biographer Paul Skilleter told me that picture was unrepresentative. ‘It was a split-second image,’ he said. ‘Hawthorn just happened to be smiling then. It is neither here nor there. Other pictures show him being miserable.’

The blame game had already started. Levegh was held culpable in the French Press. That was easy: he was dead and could not answer back.

Mechanics tend to cars while smoke from the crash billows in the distance behind

The wreckage of Levegh's car after he apparently tried to avoid a move by Lance Macklin's Aston Healey

Others pointed the finger at Hawthorn. Speaking in a BBC documentary five years ago, Levegh’s co-drover John Fitch, then aged 92, said: ‘Hawthorn by my evidence, from what I saw and heard and knew, caused the accident.

‘He said he was the cause of the tragedy and that his life as a driver was over. He was shattered. In tears. But a few days later in public he denied it all.’

Hilton fleshed out the argument against Hawthorn, hinting at the driver’s anti-German zeal, saying: ‘One theory holds that, even though he was pitting, symbolically he would not slow enough to let Fangio's Mercedes overtake in front of the spectator area before he reached the Jaguar pit, so he went too fast, misjudged the distance and presented Macklin with his terrible dilemma.’

But a letter from an eyewitness, which we publish in a newspaper for the first time here, disputes that Hawthorn was the culprit. Held in the British Racing Drivers’ Club archives, it was written to Jaguar by Major Bruce C Jenney, a former aircraft accident investigator with the US Air Force. He talks of Macklin ‘swinging out very quickly and directly’ into Levegh.

‘Hawthorn committed no errors,’ he went on. ‘His driving at the time was exactly identical to all of the other higher speed cars when they prepared to pit.’

Macklin sued his former friend Hawthorn after claims that he was responsible for the crash

The accident was the result of several factors. The 8.3mile track was merely a collection of country roads first used when the average speed for the race was close to 60mph, whereas by 1955 it was 120mph, with top speeds of 190. There was no separation between the pits and circuit, a hazard when the road could only accommodate three cars side-by-side.

Hawthorn implied in his autobiography that Macklin was to blame (and the video evidence suggests he was more responsible than any other individual). Macklin sued his former friend for libel. The case was never resolved, leaving many questions unanswered. Hawthorn died four months after becoming the British driver to win the Formula One world title in 1958. He perished driving his Jaguar on the Guildford bypass – racing a Mercedes that he refused to let pass.

Macklin’s destructive Austin Healey was sold for £843,000 in an auction two years ago. He raced only three times after Le Mans 1955, and died in Spain in 2002 aged 82.

Crowds of people wander the site in despair after the horror crash that holds its anniversary this weekend

There is no lasting memorial at Le Mans to recognise the horror of that June afternoon. But the other day, Pierre Fillon, president of the local Automobile Club de l’Ouest, laid a wreath to commemorate the dead.

Many thousands of British fans, who are now making the annual journey to Le Mans for this weekend’s race, can see it at the site of the accident.


24 Hours Of Le Mans Today

The blood, sweat, and tears it takes for racing teams to conquer the challenging terrain of the Le Mans race has been heavily captured on film. Actor Steve McQueen, who later competed in sports racing off screen--though never at Le Mans himself -- portrayed a tenacious driver competing at Le Mans in the 1971 film le Mans.

The legendary rivalry between Enzo Ferrari and Henry Ford II — the grandson of Henry Ford who is known as "Hank the Deuce" — has also been the subject of fascination for filmmakers. The bad blood between Ford and Ferrari began after Ferrari abruptly canceled a business transaction between the two manufacturers while allegedly insulting Ford's car designs.

The 2016 documentary The 24 Hour War centered on the feud between Ferrari and Ford and its unfolding behind-the-scenes at the 24 Hours Of Le Mans. The film received high approval ratings from both critics and regular audiences.

United Autosports/Flickr The 24 Hours Of Le Mans is still the most elite sports racing competition in the world.

The same rivalry is also portrayed in Ford v. Ferrari starring actors Christian Bale and Matt Damon. In the dramatized version of the rivalry, Bale and Damon play the two figures crucial to Ford's upset win against Ferrari in 1966 — British driver Ken Miles (Bale) and American car designer Carroll Shelby (Damon), who were said to be the masterminds behind Ford's revolutionary race car, the Ford GT40.

The 24 Hours of Le Mans still runs today as part of the competitive FIA World Endurance Championship — a cross-track, cross-continental competition which takes place over the course of several months. The Le Mans race is now the last leg or "Super Finale" of the extravagant car racing competition, pitting drivers from around the world against each other in the ultimate test of endurance.

Now that you've read about the 24 Hours of Le Mans, check out the two men behind Ford's thrilling win over Ferrari in Le mans 1966, Carroll Shelby and Ken Miles.


Ver el vídeo: Ο Αλέξης Τσίπρας μιλάει για τον Βασίλη Σπανούλη (Septiembre 2022).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos