Interesante

Incentivos de comportamiento en el aula

Incentivos de comportamiento en el aula

Los incentivos y premios en el aula constituyen un área de enseñanza muy controvertida. Muchos maestros ven las recompensas de materiales extrínsecos como técnicas apropiadas y efectivas para el manejo del comportamiento, mientras que otros sienten que califican como "sobornos". Todos los maestros están de acuerdo en que el objetivo es que los estudiantes se sientan intrínsecamente motivados para comportarse y desempeñarse solos, pero hay mucho desacuerdo sobre cómo lograr esto.

Muchos maestros encuentran que cada año académico trae nuevos obstáculos y algunos grupos de estudiantes responden más positivamente a las recompensas que otros. Tenga esto en cuenta al tomar su decisión sobre los incentivos. Si decide avanzar con un sistema de recompensas, lea las siguientes condiciones de incentivo para determinar la mejor manera de manejar las necesidades de su clase.

Limite los incentivos al comienzo del año escolar

La idea de las recompensas en el aula es un concepto especialmente importante a considerar al comienzo del año escolar. Si se basa en las recompensas desde el principio, entonces sus estudiantes probablemente comenzarán a esperarlas e incluso trabajarán para alcanzarlas en lugar del crecimiento académico. En cambio, limite los premios ofrecidos desde el comienzo del año para que el sistema funcione sin problemas.

Recuerde que no es su trabajo como maestro recompensar a sus alumnos por hacer lo que se espera de ellos y que su trabajo duro debe ser la norma, no la excepción. Inculque un concepto saludable de "el trabajo duro vale la pena" en sus estudiantes con un sistema de recompensa limitado pero justo.

Practica una sincronización cuidadosa

Los maestros deben pensar cuidadosamente sobre la trayectoria de todo el año al decidir cómo agregar incentivos a su práctica, no solo el comienzo. Puede resultarle beneficioso restringir el uso de recompensas durante épocas del año que no son particularmente difíciles para los estudiantes. Por ejemplo, los estudiantes generalmente tienen su mejor comportamiento durante las primeras semanas del año escolar y después de un par de meses una vez que se acostumbran a las rutinas. Fomente, sin que sea necesariamente gratificante, a los estudiantes que, naturalmente, cumplen con sus expectativas.

Por otro lado, a muchos estudiantes les resulta difícil concentrarse y actuar en la escuela durante las vacaciones, antes de las vacaciones de verano, e incluso a veces solo el primer día de una nueva semana. Esté atento a los estudiantes que se esfuerzan al máximo y mejoran a pesar de las distracciones y, si corresponde, elevar la moral con incentivos. Muestre a su clase que reconoce las formas en que el comportamiento disminuye y fluye durante todo el año y que aprecia el trabajo extra.

Evite las recompensas materiales y el énfasis excesivo

La mejor práctica de enseñanza con respecto a los incentivos es evitar por completo el uso de recompensas materiales. No se espera que los maestros gasten su propio tiempo y dinero almacenando cajas de premios y enviando a algunos estudiantes a casa con artículos divertidos y otros no es muy problemático. Evite los problemas con las familias y la administración evitando por completo los premios materiales.

Igualmente peligroso para el objetivo de la incentivación es poner demasiado énfasis en las recompensas. Si bien un cierto grado de competencia saludable es natural, un maestro nunca debe ser la fuente de competencia entre sus alumnos. Cada estudiante tiene sus propias capacidades y un maestro debe tener diferentes estándares de buen comportamiento para cada uno de ellos. Del mismo modo, a los estudiantes no se les debe enseñar a mejorar su comportamiento en aras de un sistema de recompensa, por lo tanto, abstenerse de hacer incentivos demasiado prominentes en sus rutinas. Suspenda el sistema y reagrupe si siente que sus alumnos comienzan a rendir por los motivos equivocados.

En última instancia, no existe una única forma correcta de implementar incentivos en su clase, pero sepa que poner demasiado peso en las recompensas y usar premios físicos hará mucho más daño que bien.

Incentivos y recompensas para probar

Un sistema popular de incentivos de clase es un sorteo o una actividad tipo rifa que aleatoriza un poco la recompensa. Cada vez que sienta que un estudiante se lo ha ganado, puede dar un boleto que pone su nombre en un sorteo. Al final del día o de la semana, dibuje para averiguar qué estudiante obtiene el premio. Puede dejar el resto de los nombres en el cuadro o eliminarlos para comenzar de nuevo. Este método no plantea dudas sobre el favoritismo y le ahorrará tiempo y energía. Considere que los estudiantes lo ayuden a monitorear el proceso del sorteo, dibujando el nombre, contando boletos, etc., para impresionarles un sentido de propiedad.

Las siguientes ganancias pueden motivar a sus estudiantes a obtener sus nombres en un sorteo tantas veces como sea posible.

  • Ayuda al maestro a asistir
  • Ayuda a repartir suministros para el día
  • 15 minutos de tiempo libre
  • Elija un mensaje de escritura para que la clase responda
  • Sé el mensajero entre otras clases y la oficina.
  • Elija el saludo o la actividad de la reunión matutina
  • Elija su asiento para el día (si esto no es una rutina regular)
  • Leer en voz alta a la clase

Piense en su clase para determinar en qué momento del premio encontrarán más significativo. Muchos estudiantes realmente disfrutan los trabajos de clase, lo que los hace excelentes para usar como recompensas. También puede optar por que la clase trabaje en conjunto para alcanzar objetivos más grandes, como receso prolongado, fiestas de helados, días de padres, etc. Consulte con su escuela antes de tomar cualquiera de estas decisiones.