Nuevo

Collar más ancho

Collar más ancho


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Oro más brillante

"Se le ha pedido a la corte que asuma la existencia de una ofrenda votiva de un tipo hasta ahora desconocido, en una tierra donde tales ofrendas eran desconocidas, en un mar que no se sabe que existió, a un dios del mar por un cacique ambos igualmente desconocidos". Así que el tesoro fue declarado tesoro y se convirtió en propiedad personal del rey Eduardo VII. Gentilmente los entregó a la Real Academia Irlandesa. Su colección es ahora parte del Museo Nacional de Dublín.

(Gracias a T.H. Mullin y su excelente libro "Limavady and the Roe Valley" por algunos de estos hechos)

En 1996 se decidió que lo que realmente necesitaba la moneda británica era un buen diseño. Por lo tanto, pusieron un motivo del Ulster en el reverso de la moneda: las cuatro regiones del Reino Unido se turnan para suministrar los símbolos. Algunos de los resultados de esta política se pueden ver a la derecha. Los lectores del Reino Unido estarán familiarizados con los objetos. El diseñador Norman Sillman se decidió por una cruz celta, rodeada por el collar Broighter. En el centro hay una pimpinela, una flor que abunda alrededor del lago central del Ulster, Lough Neagh.

Cuando la Casa de la Moneda Real lanzó esta moneda, declararon en su literatura que el collar había sido una ofrenda al dios del mar Manannan mac Lir. Deben sentir que el Sr. Juez Farwell no sabía de qué estaba hablando o que una nueva investigación ha invalidado sus conclusiones.


Estilo celta La Tene (c.450-50 a. C.)

El término "La T & egravene" se refiere a una cultura celta tardía de la Edad del Hierro, aproximadamente centrada en Suiza, que se practicaba ampliamente en toda Europa desde el Atlántico hasta el Mar Negro. En Europa occidental, su evolución y desarrollo histórico coincidieron aproximadamente con el destino de los propios celtas. Así, surgió de la anterior cultura celta de Hallstatt basada en Austria, alcanzó su cenit durante la expansión del poder y la influencia celtas durante el siglo IV a. C. y luego declinó, al menos en el continente, con la subducción romana de las tierras celtas en Galia alrededor del 50 a. C. A partir de entonces, se transformó en un estilo artístico romano-celta antes de desvanecerse por completo. En el este y centro norte de Europa, disminuyó aproximadamente al mismo tiempo bajo la presión de las tribus bárbaras del este que llegaban de Asia. Por lo tanto, en el siglo I d.C., los únicos practicantes del estilo de arte celta de La Tene eran los celtas insulares de Irlanda y otras islas en la periferia occidental del Imperio Romano.

DISEÑOS DE LOS ANTIGUOS CELTS
Para la historia y el desarrollo del amplificador
de la iconografía, zoomorfa
patrones y motivos de arte decorativo
empleado por los antiguos celtas,
en metalistería, cerámica y otros
obras de arte por favor vea:
Diseños Celtas
Entrelazado celta
Espirales celtas
Nudos celtas
Cruces celtas

Como cultura, La Tene es sinónimo de formas avanzadas de trabajo en metal, incluida la orfebrería (orfebrería), joyería y otras obras decorativas, que, aunque no son comparables en rango con el arte griego o la civilización egipcia, representan el primer punto culminante real en el diseño celta. y creatividad. Su declive fue simplemente un reflejo de la debilidad política de los propios celtas: a pesar de su fuerte control sobre el comercio europeo, especialmente a lo largo de las principales vías fluviales europeas como el Danubio, el Rin y el Ródano, y la ferocidad de sus guerreros en la batalla, su red flexible de las sociedades tribales carecían de cohesión interna y autoridad central para competir con el estado romano unificado.

¿Dónde se practicaba la cultura de La Tene? - Heartland - Difusión de la cultura

La civilización anterior de Hallstatt se centró a lo largo del Alto Danubio en Austria. A finales de los siglos VI y V a. C., el lugar del corazón celta se trasladó al Rin, y alrededor del 450 a. C. estaba al norte de los Alpes a lo largo de los ríos Alto Rin y Ródano en Suiza y el este de Francia. Mientras tanto, las migraciones celtas y las misiones comerciales habían establecido ocupaciones en España, Gran Bretaña e Irlanda. Durante los dos siglos siguientes, de 450 a 200 a. C., la cultura de La Tene acompañó una serie de invasiones celtas militaristas en el sur de Francia y el norte de Italia, y a través de los Balcanes hasta Macedonia y Grecia. Aunque finalmente se les impidió lograr la dominación que buscaban, los celtas lograron asentarse en toda la Galia (Francia, Bélgica) e introdujeron su cultura en casi todos los rincones del continente, desde Irlanda hasta Asia Menor (Turquía) y desde Escocia hasta Sicilia. Sin embargo, su impacto cultural varió de una región a otra, según la tradición indígena. Además, cabe señalar que una buena parte de la cultura de La Tene no se difundió por la espada, sino a través de la transferencia cultural a pie del comercio. Esto es particularmente cierto en su aparición en Gran Bretaña e Irlanda.

¿Dónde se realizaron los principales descubrimientos arqueológicos de La Tene?

El sitio tipo para la cultura fue el sitio arqueológico de La T & egravene en el lado norte del lago Neuch & acirctel en Suiza. Fue aquí, en 1857, donde Hansli Kopp descubrió por primera vez un rico tesoro de artefactos. En 1885, después de una serie de investigaciones esporádicas, la Soci & eacutet & eacute d'Histoire de Neuch & acirctel acordaron completar las excavaciones. En total, se han recuperado más de 2.500 artículos. Como era de esperar, dada la naturaleza militarista de la cultura, la mayoría de los objetos eran armas, incluidas más de 150 espadas (en su mayoría sin usar), casi 300 puntas de lanza y 22 placas de escudo. Otros artículos incluyeron 400 broches, así como herramientas y otros implementos. La mayoría estaban decoradas con el típico estilo artístico de La Tene (para obtener más información, consulte a continuación).

Otros descubrimientos arqueológicos importantes incluyen: el tesoro de Erstfeld, la tumba de la sacerdotisa en Reinheim, la tumba del cacique en Hochdorf, las tumbas de élite en Glauberg, Kleinaspergle, Vix y Waldalgesheim y el asentamiento o los hallazgos de la ciudad en Donnersberg, Engehalbinsel, Glastonbury, Manching, Mont Beuvray, Munching y Sandberg.

¿Cuáles son las principales características del arte de La Tene?

Al igual que Hallstatt, La Tene se destaca por su trabajo en metal celta, particularmente su armamento y herramientas de hierro, así como sus artefactos a base de bronce, orfebrería y artesanías decorativas. Pero la construcción y el diseño de La Tene son más avanzados, con evidencia de nuevas técnicas, nuevos materiales e influencias más amplias. Los sitios de tumbas se vuelven más elaborados y opulentos, en consonancia con una mayor prosperidad entre los jefes y otros altos funcionarios, y es evidente que hay más orfebrería. Por otro lado, la cultura era más militarista y sus lugares de enterramiento revelan una abundancia de espadas, puntas de lanza, escudos y armaduras protectoras, así como elementos cotidianos como calderos, yugos y navajas. La joyería también es común, y algunas piezas son exquisitas, en particular los torques de oro finamente hechos. El trabajo de diseño de La Tene, que se encuentra en una amplia gama de objetos, es más maduro y más complejo. Incluye los elaborados patrones de remolinos de nudos celtas que alcanzaron su apogeo durante este período.

Si el arte de Hallstatt sorprendió a los historiadores con su temprano énfasis en la estética, La Tene demuestra una mayor afluencia, un conocimiento más profundo de los materiales y la tecnología y un intercambio cultural más amplio. Dentro de su nuevo lenguaje más seguro, acogió estilos y motivos de las formas artísticas cartaginesas, etruscas, griegas y escita, entre otras.

Todo esto se basó en la creciente riqueza celta adquirida a partir del control de las rutas comerciales en todo el continente, junto con las lucrativas exportaciones de sal, estaño y cobre, ámbar, lana y cuero, pieles y oro. Quizás la única sorpresa sea por qué los celtas de La Tene recurrieron a la conquista militar en el siglo IV. ¿Fue presión del Este o fue un deseo expansivo de convertir a sus socios comerciales mediterráneos en vasallos?

¿Cómo clasifican los historiadores el período de La Tene?

Hay varias clasificaciones posibles de esta época. Uno de los más populares es el adoptado por el historiador Paul Jacobsthal en su libro & quotEarly Celtic Art & quot. Jacobsthal describió cuatro períodos principales del corazón de La Tene: el estilo temprano, el estilo Waldalgesheim, el estilo plástico y el estilo espada.

El estilo temprano (hacia 450-350 a. C.)

Este subestilo se basa en las excavaciones de cementerios de élite en Alemania y Francia, ejemplificados por impresionantes torques de oro (collares) y brazaletes de Rodenbach y Reinheim, así como contenedores de bronce de Kleinaspergle y Basse-Yutz, muchos de los cuales están decorados. en patrones curvilíneos típicos de La Tene de capullos de loto, palmetas y hojas de acanto.

Estilo Waldalgesheim (c. 350-290 a. C.)

Esta variante deriva de piezas de carro y joyas encontradas en el famoso cementerio de Waldalgesheim cerca de Bonn en Alemania, y muestra una nueva armonía de estilos celta y clásico, reflejada en una creciente confianza en el idioma celta.

El estilo plástico (hacia 290-190 a. C.)

Este período es testigo de una mayor preocupación por los efectos 3-D en el diseño ornamental. Los artistas utilizan más imágenes animales y humanas, que se vuelven más elaboradas y decorativas.

El estilo de la espada (después de 190 a. C.)

Este subestilo destaca los hallazgos arqueológicos orientales de espadas y vainas grabadas, lo que ilustra un alejamiento de la extravagante figuración de estilo tridimensional del período Plástico anterior hacia la abstracción lineal caracterizada por patrones geométricos derivados de motivos florales helénicos.

¿Qué materiales, técnicas y objetos se asocian con la metalistería de La Tene?

Los metales y otros materiales utilizados por los artesanos celtas eran relativamente abundantes dentro del territorio celta: el estaño se extraía en Cornualles, el oro provenía de Bohemia, el ámbar se originó en el Báltico. Otros materiales más escasos se obtuvieron fácilmente a través del comercio: el coral rosa se obtuvo del marfil mediterráneo de Rusia y las sedas del norte de África de Asia central y oriental.

Las técnicas de mecanizado de metales de La Tene fueron desarrollos mejorados de los métodos anteriores de Hallstatt. Las principales tcnicas celtas fueron lanzadas por los cire perdue (cera perdida) y el batido del metal en láminas. El método cire perdue, por ejemplo, se empleó para crear los remates grabados de torques de oro y el trabajo de decoración en arneses de bronce. El batido de metales se utilizó para decorar paneles o láminas. La pieza de metal se martillaba típicamente en su lado interior para producir un relieve positivo en el lado exterior. Este efecto de repouss & eacute (empujado hacia atrás) podría duplicarse golpeando el metal contra una superficie de relieve previamente preparada. Para decorar superficies lisas se utilizaron muchos otros métodos de rayado, trazado y cincelado, procesos mejorados mediante el uso de brújulas para obtener una precisión adicional.

Los artículos de metal, especialmente los de bronce, a menudo estaban incrustados con esmalte. Esto se logró mediante la creación de un área bordeada en relieve en la superficie del metal (el champlev y eacute técnica) o creando un área empotrada (la cloisonn y eacute método) en ambos casos, las áreas se rellenaron con esmalte de color, coral o ámbar.

Entre los mejores ejemplos de la metalurgia de La Tene se encuentran los torques, pesados ​​anillos para el cuello fabricados ocasionalmente en forma tubular, pero más típicamente hechos de hebras retorcidas de cobre y oro, con terminales decorados con cabezas de animales o patrones de estilo geométrico en volutas. Los especímenes supremos fueron los recuperados de los sitios de enterramiento de dos princesas, en Reinheim y Waldalgesheim, que datan del siglo IV a. C. La reina Boudicea, la famosa líder celta de la tribu británica Icenii, supuestamente entró en batalla en su carro con un torque de oro, si esta hazaña fue emulada por el cacique galo Vercingetorix ¡no está registrado! Otros ejemplos de gran trabajo en metal celta incluyen cierres elaborados llamados peroné, así como los famosos espejos circulares de bronce con lomos redondos y planos decorados con complejos grabados cuyas formas arremolinadas a veces dan la impresión momentánea de cabezas humanas o animales. Los mejores especímenes, creados en Gran Bretaña durante el Sword Style, incluyen el espejo Holcombe y el espejo Desborough (ambos ahora en el Museo Británico de Londres).

En términos simples, el genio de los trabajadores metalúrgicos de La Tene residía en su capacidad para tejer un idioma único y enérgico de una variedad de estilos locales y extranjeros. De hecho, toda la cultura de La Tene se deriva en gran medida de las forjas y talleres de estos artesanos innovadores. Su impacto en el arte insular hiberno-sajón posterior e incluso en los movimientos de diseño del siglo XX fue inmenso.

¿Qué tipo de asentamientos están asociados con la era de La Tene?

Las primeras ocupaciones de La Tene diferían poco de los asentamientos fortificados en la cima de las colinas de la era de Hallstatt, y tales viviendas pueden haber persistido en áreas en disputa en la periferia del corazón, o en lugares estratégicos clave: ejemplos de estos últimos incluyen los grandes fuertes de las colinas de Mont Lassois, en el Alto Sa & ocircne, y en Heuneberg en el Alto Danubio. Sin embargo, gradualmente, los requisitos económicos asociados con una población en aumento llevaron al surgimiento de asentamientos y ciudades más grandes en los cruces de ríos y cruces comerciales. En estas ciudades, la norma era construir casas de madera en lugar de casas de piedra, y la mayoría de los municipios estaban rodeados por áreas periféricas pobladas por granjas y empresas agrícolas. Además, la tierra se reservaba invariablemente para los lugares de enterramiento y otros lugares ceremoniales.

¿Qué idioma se asocia con el período de La Tene?

A diferencia del corazón celta relativamente compacto del período Hallstatt (en el que se hablaba una sola lengua, protocelta, hasta bastante tarde en la era), los celtas de La Tene ocuparon numerosos territorios con diferentes idiomas, donde incluso el celta lingua franca variado. En España, por ejemplo, surgió una versión celtíbera del celta, mientras que en Galia y Gran Bretaña se utilizó una versión Brythonic, mientras que en Irlanda se hablaba goidelic o gaélico irlandés. Estas tradiciones coexistieron hasta la caída de Roma, momento en el que solo el goidelic permaneció como lengua viva activa.

¿Qué tipo de artes, oficios y trabajos de diseño se asocian con La Tene?

La orfebrería celta era la principal forma de arte de La Tene, ejemplificada por muchas clases diferentes de objetos: desde carros, armas personales y escudos, hasta arados, accesorios ecuestres e implementos cotidianos como cántaros, espejos y navajas. También se hicieron adornos personales, incluidos tocados, pulseras, collares, torques, anillos, broches, cierres y amuletos, así como vasijas rituales y artefactos relacionados. Todos estos artículos fueron elaborados y decorados con una variedad de metales y otros materiales según la importancia del cliente o comisión. Los materiales incluían oro, plata, bronce, cobre, hierro, ámbar, coral, marfil, hueso, madera y, por supuesto, hierro. También se fabricó una variedad de alfarería y arte cerámico para uso ceremonial y doméstico. No existía una tradición conocida de pintura de bellas artes, aunque se practicaba la escultura pagana monumental.

Si la gama de artefactos de La Tene era comparativamente estrecha, lo opuesto era cierto en su trabajo de diseño, que presentaba una increíble diversidad de ornamentación y patrones. Los diseños de La Tene utilizaron estilos curvilíneos altamente orgánicos, con curvas fluidas y patrones abstractos en forma de hojas. Las formas comunes incluían (1) espirales (construidas a partir de formas en forma de S y C, entre otras) (2) nudos (3) imágenes geométricas, como la trompeta, el triskel y la palma, junto con un sinfín de formas florales y vegetales. (4) numerosas formas zoomorfas e imágenes realistas de animales, que incluyen: elefantes, jabalíes, lobos, ciervos, caballos alados, toros, perros, gatos, serpientes, dragones, búhos y pájaros.

¿Qué obras de arte famosas fueron creadas por La Tene Culture?

Los mejores ejemplos del arte de La Tene incluyen:

& # 149 El & quot; Caldero Gundestrup & quot de plata (c.100 a. C.)
& # 149 El bronce & quotBattersea Shield & quot (c.350-50 a. C.)
& # 149 El bronce & quotWitham Shield & quot (siglo IV a. C.)
& # 149 El oro y bronce & quot; Roble de Manching & quot (c.350-50 a. C.)
& # 149 El bronce & quotPetrie Crown & quot (100 a. C. - 200 d. C.)
& # 149 El & quotBroighter Collar / Torc & quot de oro (siglo I a. C.)
& # 149 El oro & quot; Broighter Boat & quot (siglo I a. C.)
& # 149 La escultura monumental pagana de granito & quotTuroe Stone & quot (c.150-250 a. C.)

¿Cuál es el legado de la civilización La Tene?

La contribución de La Tene al arte antiguo continuó durante un período sorprendentemente largo. Como se dijo, La Tene se extinguió en el continente por el proceso de romanización. Sin embargo, sobrevivió como cultura y forma de arte en Irlanda, donde se fusionó con las tradiciones paganas locales antes de resurgir (gracias a la cultura monástica irlandesa y al patrocinio de la Iglesia) en un estilo más ordenado y disciplinado durante la era de principios de Arte cristiano. Sus formas principales fueron la orfebrería y los manuscritos iluminados.

Ejemplos famosos del arte celta de la metalurgia de este período, decorado en el estilo de La Tene, incluyen: el broche de Tara (c. 700 d.C.), el cáliz de Ardagh (siglos VIII / IX d.C.), el cáliz de Derrynaflan (siglos VIII / IX d.C.) , el Santuario de Moylough Belt (siglo VIII d.C.), la Cruz de Tully Lough (siglos VIII / IX) y la Cruz de Cong (siglo XII) encargados por Turlough O'Connor, Gran Rey de Irlanda.

Los manuscritos religiosos más famosos ilustrados con diseños celtas de La Tene incluyen el Cathach de San Columba (principios del siglo VII), el Libro de Durrow (c.670), los Evangelios de Lindisfarne (c.698-700), los Evangelios Echternach (c. .700), los Evangelios de Lichfield (c.730) y el Libro de Kells (c.800). Consulte también: Historia de los manuscritos iluminados (600-1200) y Realización de manuscritos iluminados. Estas obras de arte caligráficas se encuentran entre los mayores tesoros de toda la historia del arte irlandés y (entre muchas otras cosas) ejemplifican la impresionante ornamentación en espiral y los nudos del último estilo de La Tene.

Sorprendentemente, los mismos patrones curvilíneos arremolinados reaparecieron más de 1000 años después, a principios de la década de 1900, en relación con el Movimiento de Renacimiento del Arte Celta y también cuando el estilo decorativo Art Nouveau barrió Europa y América del Norte en forma de ilustración, vidrieras, joyas y orfebrería decorativa. .

& # 149 Para obtener más información sobre pintores y escultores, consulte: Artistas irlandeses famosos.
& # 149 Para obtener información sobre la historia artística de la Edad de Hierro en Irlanda, consulte: Irish Art Guide.
& # 149 Para obtener más información sobre la historia de las artes y oficios celtas, consulte: Página de inicio.


Anillo Claddagh como anillo de bodas

Los elementos distintivos del Claddagh están representados en este anillo de diamantes con fecha de 1706, que se exhibe en el Victoria and Albert Museum de Londres. La inscripción en el interior, & # 8216Dudley y Katherine se unieron el 26 de marzo de 1706 & # 8217 obviamente denota un matrimonio. En ese momento, el diseño del anillo fede había evolucionado hasta convertirse en lo que hoy reconocemos como el Anillo de claddagh, para incluir el corazón en el centro, flanqueado por las manos y coronado por la corona.


Arte celta en metalistería (c. 400 a. C. - 100 d. C.)

La tradición histórica de la metalurgia irlandesa se remonta a la Edad del Bronce irlandesa (c. 3500-1100 a. C.). Los artesanos irlandeses produjeron una gama de formas simples en bronce, cobre y oro, así como los artículos con formas de torsión más intrincadas. A pie de las invasiones celtas de Europa (c. 500 a. C. en adelante), un nuevo estilo de arte celta se estableció en Irlanda, conocido como La Tene (después de las excavaciones en La Tégravene cerca del lago Neuch & acirctel en Suiza), que incidentalmente debía un mucho a la anterior cultura celta de Hallstatt, así como a la civilización griega y etrusca.

En cualquier caso, estas tradiciones metalúrgicas irlandesas y celtas se fusionaron a finales de la Edad del Hierro irlandesa (400 a. C. - 100 d. C.) para producir una serie de piezas excepcionales de trabajo artístico en metal, de las cuales solo unas pocas sobreviven. Los principales son el Broighter Collar, el Broighter Boat, la trompeta de bronce de Loughnashade, County Armagh, el Gundestrup Cauldron y el Petrie Crown.

La artesanía celta en metales continuó desarrollándose en el período del arte cristiano temprano (c.500-900 EC), produciendo obras maestras como el Broche de Tara, el Cáliz de Ardagh, el Cáliz de Derrynaflan, el Santuario del Cinturón de Moylough y las cruces procesionales como el 8vo. / Tully Lough Cross del siglo IX y la gran Cruz de Cong del siglo XII, encargada por Turlough O'Connor. Todas estas obras de arte paganas y cristianas se pueden ver en el Museo Nacional de Irlanda (NMI) en Dublín.

HISTORIA DE LA CULTURA CELTA
Para detalles del desarrollo
de metalistería entre los Antiguos
Celtas, que culminó en el
obras maestras del difunto La Tene
período e hiberno-sajón
Estilo insular, consulte:
Arte celta, estilo temprano
Arte De Monedas Celtas
Arte celta, estilo Wadalgesheim
Arte celta, estilo europeo tardío
Arte celta en Gran Bretaña e Irlanda
Arte cristiano de estilo celta

DISEÑOS DE LOS ANTIGUOS CELTS
La metalurgia celta ejemplifica
numerosos diseños celtas - muchos
influenciado por griegos y etruscos
artistas - desarrollado por artesanos
entre los antiguos celtas. Para
detalles de los motivos zoomorfos
y patrones decorativos utilizados por
los celtas, por favor vea:
Entrelazado celta
Espirales celtas
Nudos celtas
Cruces celtas

Dominio celta de la orfebrería

Debido a su dominio de las rutas comerciales del Rin y el Danubio, los celtas fueron la primera tribu de Europa central en experimentar y beneficiarse de la Edad del Hierro y llevaron su experiencia en metalurgia a Irlanda y otros países de Europa del Norte y Occidental. El punto focal para todo el trabajo de los metales era la forja del herrero. Fue la forja celta la que produjo las herramientas agrícolas, la tachuela y las espadas, y que alimentó todos los secretos y habilidades de la mezcla de aleaciones. De estos talleres surgió una corriente de objetos metálicos que influyeron en el curso de la historia, incluida la primera armadura de cota de malla, las primeras herraduras, llantas de hierro para ruedas, las primeras rejas de arado de hierro y más.

Metalistería en la civilización celta

No está claro cómo llegó la cultura celta a Irlanda. Algunos historiadores y arqueólogos creen que llegó gradualmente a lo largo de varios miles de años, otros, aunque conceden un grado de gradualismo, piensan que surgió principalmente de las invasiones celtas, desde el 500 a. C. en adelante. Sin embargo, pocos expertos discuten la idea de que el trabajo en metal, específicamente el trabajo con hierro, fue un elemento integral en la civilización celta, sin el cual no podrían haber ejercido la influencia que ejercieron. El dominio celta del arte del herrero, sumado a las habilidades nativas irlandesas en la metalurgia de la Edad de Bronce, fue una de las piedras fundamentales de la cultura celta irlandesa desde el 400 a. C. hasta el 900 d. C.

Metalistería celta en la era cristiana

A medida que el cristianismo se extendió a Irlanda durante el colapso del Imperio Romano (c. 300 d. C. en adelante), el aislamiento geográfico del país y la libertad de la colonización por parte de Roma proporcionaron un respiro para el desarrollo cultural y espiritual. Los monasterios, muchos de los cuales se convirtieron en centros de erudición tanto religiosa como secular, surgieron en todo el país atrayendo a hombres y mujeres de las clases más altas que, en cuestión de generaciones, formaron un cuerpo cohesionado de monjes, escribas y eruditos.

Junto con este aumento en el arte monástico, la erudición latina y el estudio de las escrituras, vino un renacimiento en las artes de la caligrafía y la ilustración de libros que condujo a la Edad de Oro de los manuscritos del evangelio iluminados irlandeses. Los más famosos incluyen: el Cathach de San Columba (principios del siglo VII), el Libro de Durrow (c.670), los Evangelios de Lindisfarne (c.698-700), los Evangelios de Echternach (c.700), el Evangelios de Lichfield (c.730) y el Libro de Kells (c.800).

Este temprano renacimiento en la historia del arte irlandés, bajo el patrocinio de la Iglesia en Roma y dirigido por obispos y abades en los principales monasterios, estuvo estrechamente asociado con un aumento en las habilidades celtas para trabajar los metales. De hecho, cerca de los monasterios y abadías de Irlanda, todavía podemos ver los rastros de forjas de metal (por ejemplo, Moynagh Lough Crannog y Lagore Crannog, en el condado de Meath) y los restos de escorias y moldes de yeso de los talleres de los metalúrgicos irlandeses. . Los grandes manuscritos iluminados de Irlanda, a menudo adornados con cierres y encuadernaciones en metales preciosos, como el oro y la plata, e incrustados con gemas preciosas, dan testimonio de las habilidades metalúrgicas de estos artesanos, orfebres y otros artistas medievales anónimos.

Además, las habilidades metalúrgicas de los artesanos irlandeses no se limitaron a la decoración de manuscritos bíblicos. Las necesidades materiales cotidianas de los monasterios trajeron nuevos desafíos para el metalúrgico. Se requerían artefactos religiosos y seculares de toda descripción, como: platos, cálices, cruces, santuarios de libros, incluso manijas de puertas.

Técnicas mejoradas de fundición de metales y mayor suministro de minerales

Hacia el año 600 d.C., el arte de la metalurgia en Irlanda se había convertido en parte del gran Escuela Hiberno-Sajona de arte Insular, que floreció en todos los establecimientos monásticos de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda. El comercio irlandés con los pueblos germánicos que se extendían por Europa occidental y el aumento de los contactos con los artesanos y mineros nativos de Escocia y Cornualles condujeron a mejoras en las técnicas de fundición de metales irlandeses y a un mayor suministro de estaño. Afortunadamente, los metales como el cobre, el hierro y la plata eran relativamente abundantes en Irlanda durante ese período. El oro era escaso debido al exceso de trabajo de los depósitos en la Edad del Bronce y principios del Hierro, y se usaba con moderación. El único otro metal escaso era el mercurio, que tradicionalmente se obtenía de los comerciantes del Mediterráneo.

Técnicas metalúrgicas

El proceso de producción de metalistería utilizado por los artesanos irlandeses implicó el ensamblaje de varias piezas diferentes. Esto requería un dominio de técnicas como la soldadura y el remachado, así como las uniones mecánicas. Los trabajadores metalúrgicos irlandeses solían usar remaches para ensamblar sus artefactos (aunque se usaba soldadura para unir alambre de oro, por ejemplo, en la Patena de Derrynaflan), ejemplos de los cuales se pueden ver en la compleja construcción del Ardagh y Cálices de Derrynaflan. los Broche Tara es otro de esos tesoros. La evidencia arqueológica de diagramas de hueso y pizarra indica que los diseños y las uniones de estas valiosas obras de arte se planificaron cuidadosamente con anticipación.

Por lo tanto, además de sus santos y eruditos, el renacimiento artístico cristiano primitivo de la Irlanda monástica necesitaba un hábil ejército de trabajadores metalúrgicos para ayudar a producir las obras de arte bellamente adornadas sobre las que se basaba su reputación.

& # 149 Para obtener más información sobre la historia cultural y la artesanía irlandesas, consulte: Artes visuales en Irlanda.
& # 149 Para obtener información sobre el arte y la artesanía en Irlanda, consulte: Irish Art Guide.
& # 149 Para nuestro índice principal de artes, consulte: Página de inicio.


Un descubrimiento magnífico

El maravilloso tesoro había estado bajo tierra durante muchos siglos. Pero un día de febrero de 1896, Thomas Nicholl y James Morrow estaban arando dos veces (un arado tras otro para aumentar la profundidad) cuando descubrieron el tesoro. El tesoro dorado se encontró a 35 cm (14 pulgadas) bajo tierra.

Se llevaron los tesoros a su granja y la futura esposa de Thomas Nicholl, Maggie, los lavó. En ese momento, todavía no sabían que tenían un tesoro dorado en sus manos. Cuando finalmente se dieron cuenta del valor del tesoro, todas las piezas más preciosas ya habían sido tomadas por el hombre que las había contratado. J. L. Gibson vendió el tesoro al anticuario local, mientras que la hermana de Morrow vendió otra parte del tesoro a un joyero.

Finalmente, una parte del tesoro se vendió al Museo Británico por 600 libras. Los artefactos datan del siglo I a.C. Provocaron luchas entre museos e instituciones durante algunas décadas.


Es hora de llevar a Broighter Hoard a casa en Foyleside

Este mes, hace ciento veintidós años, dos hombres empleados para arar un campo en las afueras de Ballykelly descubrieron un conjunto de artefactos que iban a cambiar nuestra comprensión de la historia antigua de Irlanda.

Bautizado como "Broighter Hoard", en honor a la ciudad en la que fueron encontrados, los artículos fueron desenterrados por Thomas Nicholl y James Morrow en febrero de 1896.

Nicholl describió cómo había estado “arando dos veces un campo de rastrojo a una profundidad de 11 pulgadas cuando el arado se sacudió al golpear algún objeto”.

Tras la investigación, descubrió un pequeño plato de metal atrapado en el arado. En el suelo cercano había otros objetos metálicos "dispuestos unos dentro de otros" que se sentían como si estuvieran cubiertos de "algún material grasiento".

Los hombres limpiaron los artículos y se los entregaron al dueño de la granja, Joseph Gibson, quien los vendió a un joyero en la ciudad de Derry. A partir de ahí, se intercambiaron con un anticuario de Cork llamado Robert Day que los restauró. Fue solo en este punto que quedó claro en qué consistía todo el tesoro: a saber, dos collares, dos torques de barra, un torque de pulso con decoración elaborada, un cuenco y un exquisito modelo de barco que había sido arrugado por el arado. Se estima que los objetos datan de aproximadamente el año 100 a. C., lo que convertiría al barco modelo en la evidencia más antigua del uso de velas en aguas irlandesas.

Robert Day vendió los artículos al Museo Británico de Londres por £ 600 y su existencia se hizo de conocimiento público cuando se publicó un artículo sobre ellos un año después. La Real Academia Irlandesa de Dublín exigió que fueran declarados "tesoros escondidos" y entregados a ellos, pero el Museo se negó. Siguió una batalla legal de siete años, que culminó en una audiencia en el Tribunal Superior de Londres en 1903.

Todo el caso giraba en torno a la cuestión de si los objetos habían sido abandonados por sus propietarios originales como una "ofrenda votiva" a los dioses, o si se habían ocultado deliberadamente con la intención de recuperarlos más tarde.

Si se ocultaban, pertenecerían a la Corona como tesoro y, si se abandonaban, legalmente habrían sido de Joseph Gibson para vender. Se convocó a numerosos expertos y testigos, incluido el buscador del tesoro, Thomas Nicholl, cuyo fuerte acento del norte de Derry requería un intérprete para que los funcionarios de la corte lo entendieran. Finalmente, el juez Farwell declaró su juicio de que el tesoro había sido enterrado deliberadamente y declaró que era un tesoro. No le había impresionado el enfoque del Museo Británico en la antigua mitología irlandesa dentro de su argumento legal, burlándose de su caso como si se basara en "un dios del mar, un mar desconocido y la existencia de jefes o reyes irlandeses míticos que probablemente harían una conjetura votiva". ofrenda a este mítico Neptuno irlandés ”.

Él creía que la evidencia más crucial era que los objetos se encontraron en un área muy pequeña que él creía que era incompatible con su caída al mar. Ordenó que los artículos fueran entregados a la Corona que, unas semanas más tarde, los entregó a la Real Academia Irlandesa de Dublín para que los exhibiera.

Desde entonces, los académicos han cuestionado la decisión del juez, ya que en ese momento no se entendía bien el papel de las ofrendas en las sociedades antiguas. En primer lugar, nadie consideró que los artículos pudieran haber caído al mar en una bolsa u otro contenedor que luego se descompusiera. Lo que podría haber explicado el material grasoso que Nicholl notó cubriendo los artículos originalmente.

En segundo lugar, el paisaje plano y sin rasgos distintivos de Broighter lo ha hecho durante mucho tiempo sujeto a inundaciones y hubiera sido una mala ubicación para enterrar objetos preciosos con la intención de recuperarlos más tarde. Third, the fact the hoard specifically included both a model boat and a torc with a sea-horse image on it gives further credence to the view that it was an offering to a water god that was possibly deposited in Lough Foyle and washed up during flooding. Legend holds that the Celtic sea-god Manannan Mac Lir (Ireland’s answer to Neptune) lived in Lough Foyle and he has had a long association with the area in folklore.

So, while Judge Farwell rejected any notion of offerings to mythical sea gods in the court case, he may have been unduly dismissive to do so.

These days, the Broighter Hoard is on permanent display within the National Museum in Dublin with a replica set on show in Belfast’s Ulster Museum. Over the years calls have been made for the Hoard to be located closer to where it was found, but never fully pursued.

As 2021 marks the 125 th anniversary of the Hoard’s discovery, it would seem the perfect time for it to finally return home to the banks of the Foyle. By that stage, Derry will also have the perfect location in which to house these precious exhibits - in our new Maritime Museum in Ebrington Square.

Intended to step-change the city’s appeal as a tourist destination, the Maritime Museum currently feels like a project in danger of falling flat. Not only are such museums ‘ten a penny’ in coastal towns around Europe, but our maritime facility will be located away from the water and in a former military barracks that was used primarily for land forces.

The new museum also seems destined to lack any significant attractions - with the three key exhibits specified in its planning application being a torpedo, a log boat and a replica curragh. In short, it risks being an underwhelming facility that will add little to Derry’s appeal in an increasingly competitive tourism market. Without attractions that are genuinely capable of competing with Giants Causeway, the Dark Hedges and Titanic Belfast, we risk falling even further behind. So, our new Maritime Museum appears to be in genuine need of something stellar to set it apart. It needs a star attraction with an authentic link to the maritime history of our area, guaranteed to draw the crowds and on which the entire marketing strategy and even logo of the museum could be based. Step forward the Broighter Hoard, as the perfect candidate.

A high level approach should be made to the National Museum of Ireland to discuss the possibility of the Broighter Hoard coming to Derry on permanent/temporary loan as the centrepiece of our new Maritime Museum. Efforts should also be made to secure a transfer of the replica Hoard from the Ulster Museum. The Broighter Hoard belongs not on the Liffey or the Lagan, but on the banks of the River Foyle.

Steve Bradley is a regeneration consultant from Derry. He can be followed on Twitter @Bradley_Steve


Broighter Collar - History

Limavady Part 3 - Broighter Gold

In 1896 a farmer, Tom Nicholl, unearthed what has been described as the " greatest gold hoard in Ireland"

Add a new article
contribute your article to the site

Limavady Part 3 - Broighter Gold

The Broighter gold boat
Approximately 10 cm long

In 1896 a farmer, Tom Nicholl, unearthed what has been described as the " greatest gold hoard in Ireland" consisting of necklaces, torcs, a collar and a miniature boat complete with oars and seats. All these items were made of gold in an ornamental style known as "La Tene"

Having been discovered, the next question was who could now claim these objects as their own?. For if it could be proved they had been lost, rather than deliberately concealed, then it was "finders keepers". It became a celebrated court-case which by 1903 reached the Royal Courts of Justice London. Some argued that at one time that area had been covered by the sea and the hoard had been deliberately thrown into the water as a votive offering. However others proposed that the sea never reached these fields and so the ornaments were quite likely hidden with the intention of recovery later.

Eventually the court decided that the hoard had been deliberately concealed so was "treasure trove" and therefore belonged to the Crown. The gold was handed over to the National Museum in Dublin where it still resides although there is a replica set in the Ulster Museum Belfast.

Jim Hunter in his booklet "The Broighter Gold Hoard" however points out that the gold collar is decorated with sea horses and that, together with the little gold boat, would indicate it was probably a votive offering to a sea god. This treasure had probably been buried in the Broighter area for collection at a later date. And yet, argues Mr Hunter, why bury something in an area which was liable to flooding either from the River Roe or Lough Foyle?

YOUR RESPONSES

Robert MacMacinall - June '08
Golden boats are awesome!

Roxanne N - June '08
This is sooo exciting for me. when I was a child I wrote a story about an irish princess that got a golden boat for her 15th birthday so she could travel the world (which was her dream) and when I was 21 I got a book called 'Spectacular Ireland' and i saw the boat on pg 17.
Lately I have been thinking about it all again and I discovered this. wow..

Philip Nicholl - May '07
Tom Nicholl was my Dad's great great Grand father. I currently live in co.Down but am still proud of of my family's History

Des Nicholl - Feb '07
I have read the articles and comments with interest, as Thomas Nicholl was my grandfather. I have little recollection of him apart from him placing the crook of his walking stick round my neck to pull me towards him! In 1996 an exhibition was set up in Roe Valley Country Park, with a scene of Thomas Nicholl at the plough, unearthing the gold. At that time my father (Samuel Nicholl) was still alive, and I haev aphoto of him with myself and my son (called Thomas) in front of the exhibit. A commemorative one pound coin was struck to mark the anniversary of the find. Glad to hear from any friends or family about this

Charlotte Nicholl - Nov '06
Tom Nicholl was my great grandfather, i'm a cousin of nigel below, great to see him getting recognition.

Emily Mullan - Nov '06
I'm currently doing research for a univeristy project on tourism in Limavady. I'm concentrating on the Broighter gold and Danny Boy. If anyone has any comments or opinions feel free to contact me at emily_mullan @ hotmail.co.uk. I'm very interested in local opinion!

Michelle Mc Laughlin - Nov '06
This thing the Broighter Gold is so cool looking a cant believe there was a Golden Boat and a Golden Collar. I cant believe I found so much on this site on my project in school I got an A+ so thanks whoever wrote it.

Johnny Kee - Sep '06
Tom nicholl is a great great great grandfather of mine and im still proud of him.

Diarmaid O'Kane - Aug '06
It seems most likely that this great work of art was buried by it's last rightful owners the O'Cathains, who ruled and lived in the area up until 1607. The gold was most probably buried to prevent it being seized (and possibly destroyed) by the English invaders, like all the land and valuable possessions in the local area, (including the Bushmills distillery and Dungiven priory) which were given to Sir Thomas Philips at that time. It would be nice to have the original in the area again, or at the very least a replica.

Joe Simpson - May '06
If Tom Nicholl's descendants Dr Nigel Rodden, Maxine Nicholl, Geoffrey Riley, Davy Mills would like to email me (Joe Simpson) at otesaga AT shaw DOT ca then I would be happy to make arrangements for them each to receive a print copy of the early 1950's colour slide that my father took of Tom Nicholl outside his home. I have the slide with me here in BC, Canada on loan from my father, so - carpe diem!

Davy Mills - May '06
Tom Nicholl was my great great grandfather and I believe that it should be returned to Limavady its origin.

Davy Mills - April '06
This historical ''treasure trove'' was found in the Limavady/Ballykelly area and that is where it should be domicile, on show for the local people and tourists. A museum dealing with the area would be an asset to the county.

Suzanne Alder - March '06
I "googled" Joseph Douglas Gibson of Broighter, and lo and behold I came up with this wonderful site. I am very interested in contacting anyone who might know of his family. We have common ancestors. I believe Joseph married Agnes Cromie and they had a daughter in 1936. I am very interested in genealogy and am trying to find out some information. Could Avril Bagbrough please contact me?

Geoffrey Riley, Ontario Canada - March '06
I was born in Limavady, 1964. I was brought to Canada in 1976 by my parents Harold & Molly Riley. Mr Thomas Nicholl was my Great-grandfather on my fathers side. My fathers mum was Thomas Nicholls daughter. I believe my father has the paper clippings from a long time ago that were given to him by Thomas Nicholl. It is nice too see now that my great-grandfather is actually getting the recognition that he deserved all those years ago.

Avril Blagbrough - Feb '06
My grandmother (Margaret Jackson) was best friends with Jeannie Gibson, the daughter of Mr Gibson who owned Broighter.
On the day the gold was found she was at Broighter playing with Jeannie and she remembered the find being brought in to the house and washed at the kitchen sink.
The Mr and Mrs Gibson whom Joe Simpson remembers at Ballykelly church were Douglas and Agnes Gibson, Douglas being the son of Mr Gibson who owned Broighter in 1896.

Maxine Nicholl - Jan '06
I agree with Mr Mullan being a relative of Thomas Nicholl I feel that the Gold should be returned to the place of it's origin where it belongs.

Dr Nigel Rodden - November '05
Tom Nicholl was my great-grandfather and the family are still very proud of his discovery. It is true, however, that such a significant find near Limavady is little recognised by the Town. It would be satisfying to see his discovery being given some more recognition now some 110 years after the find.

Joe Simpson, BC, Canada - Sept '05
Somewhere in my parents' home in Co. Down, NI my father has an old colour slide photo that he took over half a century ago of the octogenarian. Tom Nicholl, who as a young man had found the Broighter hoard while ploughing land near Ballykelly, Co. Derry then owned by a Mr. Gibson, if I recall the facts correctly. I grew up in Ballykelly Village during the 1950s/early 1960s, when my faher was the Presbyterian minister there, and remember sitting every Sunday morning for years in the "manse" pew at the back of the church immediately behind the pew where Mr. & Mrs. Gibson always sat - he being a son and heir of the same Mr. Gibson (Snr.) who had once hired Tom Nicholl to plough his fields. I recall my father telling me that Mr. Nicholl told him over 50 years later that he never received any reward from the Government for discovering the treasure, which at the time resembled a lump of scrap metal covered in mud. Being an honest man, Mr. Nicholl never regretted handing over his discovery to his employer, and the British Government (later the Irish Government) eventually taking it.

Gerry Mullan - February '05
It is about time this was brought back to Limavady and its place of origin! Maybe when our town leaders can eventually get th e local museum off the ground this maybe become a priority for them. But somehow their lethargy to date maybe their undoing.


Irish Treasures: The Gleninsheen Gorget

For the most part, jewellery from medieval and Celtic times in Ireland is – while obviously beautiful and expertly crafted – at least partially functional. The Ardagh Chalice, Cross of Cong, Derrynaflan Paten, and even Saint Patrick’s Bell Shrine all served a useful purpose at the time they were integral parts of religious ceremonies, although admittedly their use may have been reserved for special occasions only. The Tara Brooch too had a practical use, namely to keep the heavy cloaks the Celts wore in one place.

It’s common knowledge however that the Celts in particular were big believers in beauty for beauty’s sake, so naturally some of the jewellery items they wore were just that to make them look beautiful (and more importantly, rich and powerful) when in battle or at important ceremonies or festivals.

Other examples such as The Broighter Collar from the Iron age and the stunning Gleninsheen Gorget from the Bronze age are just two other discoveries that would have been worn by our ancestors. The Gleninsheen Gorget is one of the most iconic of Irish treasures. Even if you don’t recognise the name, you’ll certainly know it when you see it.

What is a Gorget?

The Gleninsheen Gorget is actually somewhat misleading in name. Traditionally, a gorget was a band of linen that women in the medieval period wore around their head and neck. The term then came to be used to reference a piece of armour – a steel or leather collar worn around the neck that extended down to cover the upper chest, designed to protect the neck. It was quite restrictive however, and so was mainly ornamental from the 18th century onwards – there are still some armies today who use it as part of their ceremonial uniforms. Nowadays, the term is also used by historians to describe a later, larger version of the typical accessory, the lunula.

Lunulae are flat, thin, crescent moon shaped items usually made from gold. The majority of the surviving examples were found in Ireland (around 80 of over one hundred in total), although there are others originating from the UK and mainland Europe. They were popular around 2400 – 2000 BC (although their use extended for a much longer period), and were worn by the most revered members of society as a symbol of their power and wealth (which is why they were almost exclusively made from gold).

Source: Art History Leaving Cert

They were worn around the neck with the widest part of the crescent extending down over the chest, over clothing and cloaks. In Irish society they were more than likely a symbol of divinity and were thought to have magical sacred powers, which explains why they were only worn by the best of the best, and also why they are often depicted as being worn by gods in artwork. Often they were decorated with fine engravings or other subtle details, and many of the surviving examples show evidence of being rolled up or re-hammered to erase old decoration and add new patterns. They are also rarely found in burial sites, so it is generally believed that lunulae were passed down through generations or were considered as ‘clan’ property rather than owned by individuals.

So in short, a gorget was a bigger and bolder version of a lunula. There are only eight surviving examples, and they are characterised by large round terminals at each end point of the crescent shape (lunulae also have these, but they are much smaller), as well as being up to twice the size of a lunula, and usually with much more elaborate decoration. The term is largely used to distinguish between these few large versions and the many smaller objects their construction, design and use was mostly the same.

The Gleninsheen Gorget

The Gleninsheen Gorget dates from 800 – 700 BC and is, quite frankly, huge! It measures an impressive 31cm in diameter, or in other words, it’s the same size as a 12 inch pizza. Imagine wearing something of that size around your neck, on top of a heavy cloak and your usual clothing underneath. It is not exactly the most practical ado

rnment, so it’s most likely that it was only used by the most powerful clan member for the most important of occasions. It was, however, not all that restrictive as the gold used has been hammered to very thin sheets. So while it may have been huge, it would have been very lightweight to wear and would not have stopped the wearer from moving his or her head or arms. Having been flattened so much, it was also a very economic use of the gold, so wearing such a large and shiny piece of jewellery may not have been such an indication of wealth after all – but the ordinary people of the day didn’t know that…

Crafting the Gorget

The people of the Bronze age were innovative. Nobody knows for sure where they first discovered metal and how they could use it they may have learned it from interacting with other societies, they may have happened upon it by chance, or they may have been attempting to craft something out of rock and accidentally began smelting! Inany case, they soon knew which rocks were best and how to extract the materials they needed from it. They heated up their chosen rock with fire and then threw cold water on it to make it shatter. They then broke it down further and smelted the fragments to release the molten metal. The molten metal was poured into moulds and then hammered into the desired shapes and parts.

The Gleninsheen gorget was made from five pieces of gold, in three main parts two large circular terminals (each one is actually made up of two discs sitting on top of one another) and the crescent shaped section. The three pieces are attached as one each tip of the crescent has been pushed through a slot between the lower discs and stitched together. The upper discs, which are slightly larger than the lower ones, were then placed on top and curled over the edge of the lower discs to cover and secure it. The two ends of the entire piece would have been fastened with a short cord to ensure it didn’t fall off the person’s neck when being worn.

Decorating the Gorget

The neat and effective construction of the gorget, however, is nothing compared to the exquisite decoration throughout the object. It features many motifs typical of Bronze Age Ireland artwork, both on the circular terminals and the crescent section itself. The terminals feature eleven concentric circles placed around a central concentric circle, with a single raised conical boss in the centre of each.

On the crescent section, six molded rope patterns run from one end to the other with increasing thickness. Both the crescent and the terminals are edged with round bosses, as well as each individual decorative concentric circle. This decoration, although subtle, would have taken an extremely talented and skilled goldsmith to execute. First the gold was hammered into shape, then decorated using various techniques – just some methods used in the Gleninsheen gorget include repousse, incision and wirework – and finally polished before being ready to wear. Pretty impressive when you consider that they hadn’t yet began to read or write yet!

Discovery of the gorget

The Gleninsheen gorget was found in 1932 just outside the small rural village of Gleninsheen in the Burren, county Clare. A local young man by the name of Patrick Nolan discovered it when out rabbit hunting with his dog. The dog had caught a rabbit and set it down in a cavity between two of the typical rock formations that the Burren is famous for. When trying to retrieve the rabbit, Nolan had to remove a flat thin wedge of rock slotted into the fissure to reach it, and when he pulled the rock away, saw a glint of gold inside.

The gorget had been obviously hidden in there, as it was pushed in as far as it could go, with the wedge of rock clearly used to conceal it. Nolan took it home to his uncle, who surmised that it must have been part of an ancient coffin mounting and shouldn’t be kept inside the house for fear of bad luck. Instead, Patrick hid it behind a wall on the passage between the road and his house. When a historian visited the area two years later, Patrick presented the object to him. The historian brought the Keeper of Irish Antiquities to see it, and the two took it back to Dublin to be placed in the National Museum where it still sits today.

When found, the gorget was in remarkably good condition in fact it was almost perfect apart from one minor detail – a very slight dent where it had been folded in two. This was often done with lunulae found buried or obviously hidden, and historians believe it was deliberately done to end the ‘life’ of the object, if there was no successor to take over (or none worthy of taking over) or maybe even to release its supposed magical powers.

Some may also have been deposited in the ground as votive offerings, as a way of offering gifts to the gods. In any case, the gorget was so well made that it was able to withstand this, and survived for thousands of years untouched and unharmed. Nobody can say for certain how long it had been hidden away, if it was placed there by the people themselves or by someone else at a later date, who wore it, or why it ended up where it did.

The only thing that is certain is that there is plenty of evidence of ancient human activity in the surrounding area Gleninsheen also has a wedge tomb not far from where the gorget was found, as well as the Poulnabrone Dolmen a short distance away.

In 1973, the Gleninsheen gorget was used as Ireland’s silver hallmark for the year to commemorate the country joining the European Economic Community (now known as the European Union).

The treasures of Ireland’s ancient past and the craftspeople that have gone before us, inspire our Irish designs and our work.

All made by hand using time honored silversmith techniques.

See can identify other influences from Irish history in our contemporary Irish designs.


COMENTARIOS

Read Next:

Download our app

Top Features:

  • 5x faster loading of articles
  • In-flight/offline reading
  • Swipe between articles & photos
  • Live-scores from rugby and football matches

About Us

Follow Us

Corrections

Políticas

TheJournal.ie supports the work of the Press Council of Ireland and the Office of the Press Ombudsman, and our staff operate within the Code of Practice. You can obtain a copy of the Code, or contact the Council, at www.presscouncil.ie, PH: (01) 6489130, Lo-Call 1890 208 080 or email: [email protected]

Please note that TheJournal.ie uses cookies to improve your experience and to provide services and advertising. For more information on cookies please refer to our cookies policy.

News images provided by Press Association and Photocall Ireland unless otherwise stated. Irish sport images provided by Inpho Photography unless otherwise stated. Wire service provided by Associated Press.

Journal Media does not control and is not responsible for user created content, posts, comments, submissions or preferences. Users are reminded that they are fully responsible for their own created content and their own posts, comments and submissions and fully and effectively warrant and indemnify Journal Media in relation to such content and their ability to make such content, posts, comments and submissions available. Journal Media does not control and is not responsible for the content of external websites.


Ver el vídeo: Making a collar (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Eurylochus

    En mi opinión, se cometen errores. Escríbeme en PM.

  2. Zolojinn

    La muy buena comunicación es destacable.

  3. Ro

    Lo siento, no es exactamente lo que es necesario para mí. ¿Hay otras variantes?

  4. Calibumus

    Lo siento, pero creo que estás cometiendo un error. Envíeme un correo electrónico a PM, hablaremos.

  5. Farnley

    Radicalmente la información incorrecta

  6. Symington

    La pregunta es interesante, yo también participaré en la discusión.



Escribe un mensaje