Interesante

Temas y símbolos de 'Animal Farm'

Temas y símbolos de 'Animal Farm'

George Orwell's Granja de animales Es una alegoría política sobre la revolución y el poder. A través de la historia de un grupo de animales de granja que derrocan al dueño de la granja, Granja de animales explora temas del totalitarismo, la corrupción de los ideales y el poder del lenguaje.

Alegoría política

Orwell enmarca su historia como una alegoría política; Cada personaje representa una figura de la Revolución Rusa. El Sr. Jones, el propietario humano original de la granja, representa al zar Nicholas II ineficaz e incompetente. Los cerdos representan miembros clave del liderazgo bolchevique: Napoleón representa a Joseph Stalin, Snowball representa a Leon Trotsky y Squealer representa a Vyacheslav Molotov. Otros animales representan a las clases trabajadoras de Rusia: inicialmente apasionados por la revolución, eventualmente manipulados para apoyar un régimen que era tan incompetente y posiblemente más brutal que el anterior.

Totalitarismo

Orwell argumenta que cualquier revolución liderada por un pequeño grupo conspirador solo puede degenerar en opresión y tiranía. Él hace este argumento a través de la alegoría de la granja. La revolución comienza con principios firmes de igualdad y justicia, e inicialmente, los resultados son positivos, ya que los animales trabajan para su propio beneficio directo. Sin embargo, como demuestra Orwell, los líderes revolucionarios pueden volverse tan corruptos e incompetentes como el gobierno que derrocaron.

Los cerdos adoptan las formas humanas a las que alguna vez se opusieron ferozmente (beber whisky, dormir en las camas), y hacen negocios con granjeros que los benefician solos. Mientras tanto, los otros animales solo ven cambios negativos en sus vidas. Continúan apoyando a Napoleón y trabajan más duro que nunca a pesar de la disminución de la calidad de vida. Eventualmente, las promesas de puestos calientes y luz eléctrica, en lo que han estado trabajando durante todo este tiempo, se convierten en fantasía.

Granja de animales sugiere que el totalitarismo y la hipocresía son endémicos de la condición humana. Sin educación y el verdadero empoderamiento de las clases bajas, argumenta Orwell, la sociedad siempre dejará de ser tiranía.

Corrupción de ideales

El descenso de los cerdos a la corrupción es un elemento clave de la novela. Orwell, un socialista, creía que la Revolución Rusa había sido corrompida por buscadores de poder como Stalin desde el principio.

La revolución de los animales está liderada inicialmente por Snowball, el arquitecto clave del Animalismo; Al principio, Napoleón es un jugador secundario, muy parecido a Stalin. Sin embargo, Napoleón conspira en secreto para tomar el poder y ahuyentar a Snowball, socavando las políticas de Snowball y entrenando a los perros para que sean sus ejecutores. Los principios de igualdad y solidaridad que inspiraron a los animales se convierten en meras herramientas para que Napoleón tome el poder. La erosión gradual de estos valores refleja la crítica de Orwell a Stalin como nada más que un tirano que se aferra al poder a través de la ficción de una revolución comunista.

Sin embargo, Orwell no reserva su vitriolo para los líderes. Los animales que representan al pueblo de Rusia se representan como cómplices de esta corrupción a través de la inacción, el miedo y la ignorancia. Su dedicación a Napoleón y los beneficios imaginarios de su liderazgo les permiten a los cerdos mantener su poder, y la capacidad de los cerdos de convencer a los otros animales de que sus vidas fueron mejores incluso cuando sus vidas se vuelven demostrables. peor es la condena de Orwell de la elección de someterse a la propaganda y al pensamiento mágico.

Poder del lenguaje

Granja de animales explora cómo se puede usar la propaganda para controlar a las personas. Desde el comienzo de la novela, Orwell representa a los animales siendo manipulados por técnicas de propaganda comunes, que incluyen canciones, lemas e información siempre cambiante. Cantar "Bestias de Inglaterra" evoca una respuesta emocional que refuerza la lealtad de los animales al animalismo y a los cerdos. La adopción de eslóganes como Napoleón siempre tiene razón o cuatro patas buenas, dos patas malas demuestra su falta de familiaridad con los complejos conceptos filosóficos y políticos subyacentes a la revolución. La constante alteración de los Siete Mandamientos del Animalismo demuestra cómo quienes controlan la información pueden manipular al resto de la población.

Los cerdos, que sirven como líderes de la granja, son los únicos animales con un fuerte dominio del lenguaje. Snowball es un orador elocuente que compone la filosofía del animalismo y convence a sus prójimos con el poder de su oratoria. Squealer es experto en mentir y girar historias para mantener el control. (Por ejemplo, cuando los otros animales están molestos por el cruel destino de Boxer, Squealer rápidamente compone una ficción para calmar su ira y confundir el tema). Napoleón, aunque no es tan inteligente o elocuente como Snowball, es hábil para imponer su propia visión falsa. en todos los que lo rodean, como cuando se inserta falsamente en el registro histórico de la Batalla del establo.

Los símbolos

Como novela alegórica, Granja de animales Está plagado de simbolismo. Así como los animales representan individuos o grupos de la historia rusa, la granja en sí representa a Rusia, y las granjas circundantes representan a las potencias europeas que presenciaron la Revolución Rusa. Las elecciones de Orwell sobre qué objetos, eventos o conceptos resaltar no están guiados por la trama como en la ficción narrativa. En cambio, sus elecciones están cuidadosamente calibradas para evocar una respuesta deseada del lector.

Whisky

Whisky representa corrupción. Cuando se funda Animalism, uno de los mandamientos es: "Ningún animal beberá alcohol". Poco a poco, sin embargo, Napoleón y los otros cerdos vienen a disfrutar el whisky y sus efectos. El mandamiento se cambia a "Ningún animal beberá alcohol en exceso" después de que Napoleón experimente su primera resaca y aprenda a moderar su consumo de whisky. Cuando Boxer se vende al Knacker, Napoleón usa el dinero para comprar whisky. Con este acto, Napoleón encarna completamente las cualidades humanas contra las cuales los animales alguna vez se rebelaron.

El molino de viento

El molino de viento representa el intento de modernizar Rusia y la incompetencia general del régimen de Stalin. Snowball inicialmente propone el molino de viento como una forma de mejorar las condiciones de vida de la granja; cuando Snowball es expulsado, Napoleón lo reclama como su propia idea, pero su mala gestión del proyecto y los ataques de otros propietarios significan que el proyecto tarda mucho más en completarse de lo esperado. El producto final es de calidad inferior, al igual que muchos de los proyectos emprendidos por los soviéticos después de la revolución. Al final, el molino de viento se utiliza para enriquecer a Napoleón y los otros cerdos a expensas de los otros animales.

Los mandamientos

Los Siete Mandamientos del Animalismo, escritos en la pared del granero para que todos lo vean, representan el poder de la propaganda y la naturaleza maleable de la historia y la información cuando la gente ignora los hechos. Los mandamientos se alteran a lo largo de la novela; cada vez que se cambian indica que los animales se han alejado aún más de sus principios originales.